La “hostil” dignidad

5141020140723123651410
Save the Children alerta de que cada hora un niño muere en Gaza

La ONU votó nuevamente sobre Palestina. Al gran titular le suceden en líneas pequeñas una radiografía del mundo que somos y de la organización que supuestamente agrupa a todos los humanos. Pues, son diecisiete las abstenciones y una la negativa a esta resolución, y son estos casi todos los países del “centro del mundo”, a los que les parece que esto no es “para tanto”.

Sin duda alguna la situación en Palestina sirve para hacer lecturas que van más allá de su propia geografía porque cuenta cómo funciona el derecho internacional y las nuevas justificaciones para matar impunemente niños y niñas. Así las cosas no hay caso más claro para ver que genocidio y apartheid son categorías históricas inutilizables para traducir en justicia las situaciones actuales porque no hay manera de negar que lo que ocurre hoy en Gaza es la intensificación de los actos perpetrados con la intención de destruir, total o parcialmente, a un grupo nacional, étnico, racial o religioso como tal y que los asentamientos israelitas que son barrios sólo para judíos en territorio palestino son iguales a los que había en Pretoria cuando Mandela levantó la voz.

Los israelitas como europeos extracontinentales tienen claros estos juegos que les permiten vivir a sus anchas con militares regados dotados de licencias para matar y que son tan sólo contestados con frases tibias tales como el llamamiento a que el aviso del bombardeo sea hecho con mayor antelación.

Esta declaración fue duramente castigada por la representación de Estados Unidos quien estimó que su contenido era «destructivo» y que en nada contribuía al cese de las hostilidades. Esto, por no contar la reacción de Israel quien considera que Palestina le agrede y por ende, tiene el derecho y el deber de defenderse.

Cada una de esas balas va de frente contra barrios y casas, va contra las caras y los torsos de gente que camina, que busca a sus familias, que tiene con relación a los israelitas la mismas diferencias que nosotros: el no ser europeos, el ser un pueblo de las latitudes del sur. Uno seleccionado en 1948 para ser Colonia permanente, sangrante y dolorosa.

Como el negro si se levanta contra el amo, como el indio si defiende su tierra, un palestino que lanza un cohete es castigado por la ley que hace el israelita y el socio de la ultramar. Como latino que se niega a la entrega cuando de los labios palestinos sale la palabra “dignidad” el invasor lee “hostilidad”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s