Afrique-Monde. La Charte de Kurukan Fuga de 1236, mémoire et avenir de l’Etat de droit africain

Escrito por mi apreciado Tutor, este Post nos ilustra sobre la Carta de Kurukan, antiguo documento oral de los pueblos del Africa donde también se habló de paz y derechos humanos. Sin pérdidas!

JFAKiBLOG [par j.f. akandji-kombé]

Assemblée_constitutive_de_l'empire_du_Mandé_(détail_2)Je remercie l’ami très cher qui a mis entre mes mains un document aussi considérable que la Charte de Kurukan Fuga, dite aussi Charte du Mandé.

Cette Charte est au fondement de l’Empire du Mali, édictée par Soundjata en 1236 après l’éclatante victoire de Kirina, prélude de la conquête de l’Empire.

Elle ne fut pas écrite mais, comme cela convient à une société de tradition orale, transmise de génération en génération par les Griots Mandingues.

On doit sa reconstitution écrite, réalisée en 1998, à une heureuse initiative conjointe du Centre d’études linguistiques historiques et de tradition orale (CELTHO) de Niamey (Guinée) et d’une ONG suisse (Inter-Média Consultants). Cela fut fait à l’occasion d’un séminaire régional sur la collecte et la conservation de la tradition orale qui se tenait dans la localité de Kankan (Guinée), et à la faveur d’une veillée où les Griots “Djeli” de l’espace Mandingue réunis entreprirent de chanter la gloire de Soundjata administrateur…

Ver la entrada original 1.667 palabras más

Anuncios

Top Abogadas

Un artícuSingle_Female_Lawyer_by_SuperDrewNationlo del New York Times y un fin de semana de amigas me inspiran estas líneas. Pues al parecer todo el mundo tiene claro que la vocación de abogada nació conmigo, quizás, por peleona, quizás por apasionada. Esa espada siempre la quise y la vengo usando. La fuerza del argumento que empodera al débil y que dibuja realidades. La abogacía es la proyección de la voz que puede castigar al malo y hacer el pan pero es un camino solitario, contradictorio y masculino. Puede que la ocupación de los bancos universitarios diga algo pero las sillas de los puestos claves del derecho sigue diciendo otra cosa sobre todo cuando se quiere llegar a eso que llamemos, por decir algo, el top de la abogacía.

¿El magisterio, las grandes consultorías, el mejor bufete de Venezuela, la asesoría a los Poderes Públicos, la titularidad de las grandes carteras que se reservan para abogados y abogadas? Todas parecen asexualmente puestas para el primero que termine la carrera pero tan sólo intentarlo tiene sus desgarros.

Todo hombre, ya a mi edad, suele tener por lo menos dos apoyos femeninos a proximidad, la madre y la esposa, que le liberan cargas pesadas y densas que trae la cotidianidad cuando una mujer se mete en este saco se hace entre malabarista y abandonadora, una cosa rara de esas.

Cosas raras, las abogadas somos un producto a mirar con recelo. La abogacía en la mujer es una declaratoria de inteligencia pero también de astucia y autoridad. Tres cualidades que no corresponden a las señoritas que reciben margaritas. Una abogada es casi un sinónimo de insumisa.

Si lo digo no lo hago porque no haya conocido a las más perfectas amas de casa con un cartel de abogadas colgada en la pared sino porque cuando una se define como tal, a mas de a uno se le encienden las alarmas. Abogada es, a falta de mejor sinónimo una buscapleitos.

Sin tiempo para pañales, con una maleta de prejuicios la entrada al mundo presuntamente destilado de la cotidianidad laboral, no está libre de pretensiones sexuadas. Desde el acoso hasta el desprecio, hombres se reúnen a puerta cerrada y esperan por café y sonrisas. La noche caída en la oficina es más amenazadora para la mujer, cuyas garras de abogada no le liberan de la indefensión.

¿Top abogadas? Bordeando la crisis del cuarto de la vida, con más ganas que cosas y con más cosas que amigos, la vida se va allí rompiendo esquemas sabiendo que para que nadie los rompa, los esquemas tienen su filo en palabras que no se dicen, en adjetivos que aguardan.

¿Top abogada? Valdrá la pena intentarlo.

La gota fría (Opinión)

gal-34053Si julio es el mes de las fiestas de Independencia, agosto es el de los días que conmemoran los derechos humanos. ¿Esclavitud, desapariciones forzadas, ensayos nucleares, asistencia humanitaria, pueblos indígenas? Todos estos temas encuentran exposición en este mes, cuando gran parte del mundo tira el periódico y mira el mar.

Nuestro ahora se compone así de realidades con parches. Hablamos del día de la asistencia humanitaria con una campaña de disimulo, pues las Naciones Unidas quiere dar un abrazo fotográfico a las personas que llama “héroes humanitarios” a la vez que baja la voz cuando denuncia que estamos ante la situación declarada más comprometedora de la historia del derecho humanitario.

El problema está allí, en Europa del este, en América Central, en los Estados Unidos de Norteamérica, en Palestina, en Irak. Justo esta semana encontramos una decisión de la Corte Europea de los Derechos Humanos llamando a España a respetar los derechos de los migrantes y sigue sin solución la migración infantil en la cintura americana.

¿Dónde hemos caído? Ver esto agudiza nuestro sentimiento de orfandad universal. ¡Cuánto dolor causa la falta de un Martín Luther King guiando, frente a la represión, al colectivo cansado de no ser ciudadano sino “negro”! ¡Cuántas ganas de ver despertar en México alguna voz de Emiliano Zapata que se enfrente al robo que significa la reforma energética y la complicidad vergonzosa con la migra estadounidense! ¡Cuántas veces más hondo es el silencio de no tener la voz en presente de un Hugo Chávez que parecía muro de contención de la locura mundial!

Howar Zinn, famoso por haber escrito La Otra Historia de los Estados Unidos reflexiona sobre este tema y tras haber expuesto su blanco pellejo por la causa negra cerró su vida diciendo “la esperanza en los momentos malos no es romanticismo desatinado. Se basa en el hecho de que la historia de la humanidad no está tan solo hecha de crueldad sino también de compasión, sacrificio, valor, afecto. (…) si solo vemos lo peor, destruirá nuestra capacidad de actuar. Si recordamos aquellos tiempos y lugares –los hay y muchos- en los que la gente se ha comportado de manera magnífica, nos infundirá energía para actuar y nos brindará como mínimo la posibilidad de proyectar la peonza en una dirección diferente.”

Idea que pienso debe compartirse en momentos amargos y agrestes como este cuando ante la complejidad de la realidad algunos pretenden que con hacer viral la estupidez de echarse baldes de agua fría podrán cambiar un mundo que con juegos de luz y oscuridad, nos pretenden ocultar.

@anicrisbracho

Nuestra Campaña Admirable (A Desalambrar)

nuestra campaña admirable

Habrá quien diga que desde el grito del 19 de abril, la paz definitiva de nuestro país no ha sido. Agobiados por los intentos colonialistas, los neocolonialistas y de los sin Patria, Venezuela ha debido aprender a resistir aunque a cada triunfo le siga una nueva amenaza. Vista así, la guerra económica no es más que otro intento de aniquilar nuestra República.

 

La designación de Andrés Eloy Méndez como nuevo Superintendente Nacional para la Defensa de los Derechos Socio Económicos es ante la arremetida, una bocanada de esperanza. Voz y “gallo” de las peleas difíciles, Méndez tiene a su favor ser el primer designado para que atienda el problema de manera exclusiva y con direcciones claras. Ha de defender desde y con el pueblo, de manera revolucionaria, el derecho a la vida de cada venezolano

 

¿Del derecho a la vida? Sin duda alguna. Como derecho, es decir, como necesidad humana socialmente objetivada, la vida es la prohibición de dar muerte y la obligación de garantizar condiciones para vivir. Las condiciones, no son más que agua, comida, medicinas, insumos y por qué no declararlo, ¡salud y alegría!

 

Este deber, caído sobre él como cayó el guiar las batallas en Bolívar, Ribas o Girardot, es una responsabilidad que como aquella que traemos a la memoria no podrá ganarse sino nos entendemos todos en el deber de superar el “mientras tanto y como venga” que hemos tenido como país. Pensarlo así, nos llama a entrar en acción.

 

En toda evidencia, para entrar en acción requerimos soplar el polvo del desanimo que nos han inoculado, reconocernos como sujetos que vienen siendo tratados como objetos y resistirnos a la cosificación que dictó el colonialismo y perfeccionó el mercado. Es entonces este, el tiempo del ahora, del entender que la Revolución se hace con grandes cosas pero se defiende en las pequeñas. Por eso, hay que encarar el problema como aquellos que cuando se empeñan y se les calienta la sangre pueden pasar descalzos montañas nevadas y combatir hasta vencer, a la armada más poderosa, con simples piedras, palos y ganas.

Plantarnos entonces para defender nuestro salario pero no tan sólo de la Patronal sino de quien pretende, sobornando el estomago, quitarnos cientos de horas de vida a cambio de alguna cosa indispensable. Es de Pepe Mujica la idea y la denuncia. Los obreros del mundo le dedicamos nuestra vida al trabajo y la permutamos en el mercado, con el dinero que no es más que un símbolo. Por ello, en cada precio injusto se va un pedazo de vida. Entonces, hacer será nuestra única opción para vencer, juntos la única metodología. A Méndez la confianza y a nosotros el empeño.

 

Caracas

@anicrisbracho

Pablo Neruda: La Campaña del odio.

neruda-poetry-kingLes hago llegar un Extracto del Discurso del 30 de mayo de 1945, de Pablo Neruda ante el Senado de Chile, en su condición de Escritor elegido Senador por los obreros. Su descripción de cómo atacaba el fascismo la democracia chilena, el tiempo de la liberación de los obreros “por todo Chile” como cantó Víctor Jara tiene elementos que creo nos llaman a debatir y a combatir para garantizarle a la Venezuela que nos dejó el Comandante Chávez un mejor destino que el que tuvo Chile donde mataron todas las flores para robarles la primera.

 Primer Discurso del Senador Neruda

“¿Es qué no constituimos una sola familia humana de colaboradores en una sola empresa que se llama la patria?

Y si esta empresa existe realmente, de tal manera que la tocamos todos los días, de manera más áspera o delicada, según nuestras vocaciones diferentes, ¿por qué no remediamos los males comunes y no enfrentamos en comunidad los comunes problemas?

Porque es un error creer que un interés particular o de clase pueda nutrirse a sí mismo, independientemente de otros intereses particulares o de clase. Todos están ligados de tal manera que solo falta poner justicia entre ellos para que la nación entera florezca en prosperidad y grandeza.

Pero no todos comprenden ni quieren comprender. Algo se opone a los caminos patrióticos que una inmensa mayoría quiere sentir.

En efecto, en estos últimos tiempos asistimos a una campaña profunda de desquiciamiento, de desconocimiento y de desprecio hacia nuestro pueblo. Mientras algunos tratan de enaltecer la patria en su raigambre más esencial, es decir, en el pueblo, vemos que otros, predicando desde un periodismo anacrónico, nos quieren hacer creer que en este país no hay esperanza, que los hombres, y en especial la clase obrera, son viciosos y perezosos y que no tenemos nada que conservar, ni siquiera la especie. Así se prepara desde adentro el debilitamiento interior que trajo a los nazis sus rápidos y sangrientos, y por suerte, pasajeros triunfos.

Desde diarios cuyo papel fabrican los obreros de Puente Alto, estos destructores de la fe civil, encerrados en confortables habitaciones, que quisiéramos multiplicar hasta que resguardaran a todos los chilenos, y que fueron construidas con cementos extraído con el duro trabajo de los obreros de El Melón, rodeados por artefactos fabricados o instalados por manos chilenas, después de beber el vino que desde los viñedos llevaron hasta la copa de cristal hecha por los obreros del sindicato Yungay, innumerables y anónimos trabajadores de nuestra propia estirpe, que también tejen la tela de nuestra ropa, manejan nuestros trenes, mueven nuestros navíos, conquistan el carbón, el salitre, los metales, riegan y cosechan, hasta darnos después de duro trabajo nocturno el pan de cada día, desde esos diarios cuyas linotipias han sido recién movidas por nuestros obreros, se denigra constantemente a este corazón activo y gigantesco de nuestra patria, que reparte la vida hasta todos sus miembros.

De esta manera atrabiliaria e irresponsable se están trasgrediendo las leyes políticas no escritas, se pretende llevar un sentimiento de indignidad nacional a todos los sectores, que transportado de boca en boca está provocando un derrotismo venenoso que salpica la fe y la fuerza de nuestro país. Una campaña de odio y agitación implacable es provocada por los sectores retrógrados, egoístas y codiciosos, por los estertores del fascismo agonizante. Si leemos cada día ciertos periódicos que se dicen portavoces del amor, del patriotismo y de la noble ideología cristiana, corremos el peligro de envenenarnos inconscientemente, porque destilan el odio más reconcentrado y deliberado, como antiguos reptiles de otras edades geológicas que hubieran, por milagro, subsistido, acumulando retraso, rencor y veneno por edades incalculables.”

Discursos ante el Senado

Soy un escritor elegido senador por los obreros

Editorial Ocean Sur 2012 (págs. 12-13)

El Problema Económico (A Desalambrar)

Hay algunos mitos sobre el comercio. Su crisis, al parecer, es una cosa novísima. Sin embargo, les propongo que miremos atrás y nos preguntemos ¿qué hace que nuestra economía sea manipulable al máximo, que sea tan Caracas,_1950,_Searssencillo poner todo al borde de la locura? Esto como invitación a la palabra.

Si miramos el campo, ¿cuántas vacas hay? ¿Son estas vacas suficientes? ¿Por qué no hay mas vacas? ¿Hemos crecido como República con escasez de vacas o esto es una situación de esas nuevas? Mario Briceño Iragorry para 1952 cuenta como en el pasado, ya para él lejano, de la Venezuela rural no había mayor problema con el ganado. Había incluso en Caracas, en las haciendas de Chacao. Sin embargo, entrada ya la mitad del siglo XX era frecuente que se hablara sobre si habían –o no- suficientes vacas para aquella sociedad que, en toda evidencia, era más pequeña que esta.

Dijo sobre esto, “Somos el país de la paradoja. La nación que en América tiene per cápita el más alto Presupuesto Público ocupa el último lugar como consumidor de carne. (…)Según el criterio de los abogados petroleros, su libre importación debe mantenerse en beneficio de la industria aceitera. Si se le cohíbe, pueden venirnos represalias. Cualquiera, en cambio, pensaría que es patriótico fomentar la lechería nacional. Otros más prácticos, creen que es más cómodo tener nuestras vacas en las praderas yanquis”

Este testimonio enmarcado en la denuncia sobre cómo la llamada buena vecindad con los Estados Unidos exigía “destruir todos los valores sencillos, ingenuos, amables, que se conjugan para dar resistencia realista a las líneas morales de nuestra tradición nacional” Situación que contó con los que el mismo llamó pitiyanquis que se sentían profundamente complacidos de vivir un american way of life.

Cuando pasó el tiempo algunas cosas se olvidaron, otras se hicieron leyenda. Pasan fotos esplendidas de esa Venezuela saudita donde algunos tenían del mustang el cartón para cubrirse la cabeza y nos dijeron con tono crítico que si el comercio dominó la industria era culpa de nuestra viveza-pereza criolla.

¿Pero fue esto pereza del pueblo? ¿El mismo que siempre ha trabajado? O, ¿imposición extranjera del orden mundial con cómplices que prefirieron el trigo al maíz y el maíz en bolsita y la gaseosa al guarapo? Décadas después la Venezuela que no produjo sino su propia vergüenza.

De aquella Venezuela que se dejaba dictar cátedra sobre lo que debía o no hacer a la actual, hubo un cambio. Ese cambió fue el pueblo llamado Chávez que se jugó la nueva geopolítica, la nueva integración y la reconstrucción del autoestima nacional. Este valor, de intentar soñarnos libres es el que llama hoy a la perseverancia. Perseverancia de pueblo que se defiende exigiendo del gobierno eficiencia y del comercio respeto.

 

Glosario de la Diversidad Sexual

  1. logo-diversidad2Orientación sexual: Capacidad de sentir una profunda atracción emocional, afectiva y sexual por otras personas. Según esta atracción esté dirigida a personas de un género diferente o igual al propio, o a ambos, se habla de hétero, homo o bisexualidad.
  2. Identidad de género: Vivencia interna e individual del género tal como cada persona la siente profundamente, la cual podría corresponder o no con el sexo asignado al momento del nacimiento. No debe confundirse con la orientación sexual, de la que es independiente, puesto que las personas trans pueden ser hétero, homo o bisexuales.
  3. Expresión de Género: Exteriorización de la identidad de género de una persona, incluyendo la expresión de la identidad o la personalidad mediante el lenguaje, la apariencia y el comportamiento, la vestimenta, las características corporales, la elección del propio nombre, etc.
  4. Trans: Expresión genérica que engloba a travestis, transexuales y transgéneros. Debe tenerse en cuenta que estas categorías no son completamente excluyentes y que por diferentes motivos su significado varía entre países, incluso entre hispanohablantes.
  5. Transgénero: Persona cuya identidad y/o expresión de género no se corresponde necesariamente con el género asignado al nacer, sin que esto implique la necesidad de cirugías de reasignación u otras intervenciones de modificación corporal. En algunos casos, no se identifican con ninguno de los géneros convencionales (masculino y femenino).
  6. Travesti: En general, persona a la cual le fue asignada una identificación sexual masculina al nacer, pero que construye su identidad de género según diferentes expresiones de femineidad, incluyendo en muchos casos modificaciones corporales a partir de prótesis, hormonas, siliconas, etc., aunque, en general, sin una correspondencia femenina en lo genital.
  7. Transexual: Persona que construye una identidad de género (sentimientos, actitudes, comportamientos, vestimenta, entre otros aspectos) diferente a la que le fue asignada en su nacimiento. En muchas oportunidades requieren para la construcción corporal de su identidad tratamientos hormonales y/o quirúrgicos incluyendo intervenciones de reconstrucción genital.
  8. Interesex/Intersexual: Persona cuyo cuerpo sexuado (sus cromosomas, gónadas, órganos reproductivos y/o genitales) no encuadra dentro de los estándares sexuales masculinos ni femeninos que constituyen normativamente la diferencia sexual promedio. Tradicionalmente se ha utilizado el término «hermafrodita», hoy desaconsejado.

 

Tomado de:

PROTOCOLO DE ACTUACIÓN PARA FUERZAS DE SEGURIDAD EN RELACIÓN CON LA POBLACIÓN DE LESBIANAS, GAYS, BISEXUALES Y TRANS

Bien vale escoger la paz

product-hugerect-14402-1052-1328718601-2accfc9473c95357f80deeeb72c69bedHay algunos días, de eso que el tiempo borrará por insignificantes que hacen bolas de cosas incomodas. Al borde del recuerdo y la nostalgia, la cotidianidad compleja y enmohecida andan haciendo esguaces. El corazón como el cielo encapotao no quiere sino salidas rápidas. A falta de ellas, escudriñar en el fondo y agarrarse, como niño a un cometa, a las fuerzas de reserva y escoger la paz de que todo pasará.

Injusticias invisibles

Screenshot_2014-08-03-10-02-21
Un ejemplo cualquiera de una oferta de trabajo real

Las relaciones entre la invisibilidad y la injusticia son múltiples, me atrevo a decir que complementarias. Ser invisible es injusto y es más fácil que un invisible sea víctima de una injusticia. Pero esto no se agota allí. La relación va incluso en sentido contrario porque para que un hecho injusto se mantenga, se profundice, se agudice, requiere que se invisibilice.

A estas alturas de mi razonamiento sobre los derechos humanos me resulta vital para que una necesidad se reconozca como derecho el que alguien, sean muchos o pocos, pongan el dedo y la lupa sobre la situación que está mal. Mal, al punto de considerarse que atente contra la dignidad.

Es ese poner el dedo, el grito y la lupa que ha llevado, a fuerza de huelga, cárcel y sangre, a reformarse los cuerpos normativos para que les sirvan de cobijo a personas que originalmente no estaban llamados a proteger: mujeres, afros, indígenas, trabajadores, minorías sexuales, culturales o étnicas…

Pero esto no significa que no queden colectivos sometidos a la invisibilidad. ¿Los invisibles? Los que luchan por ser vistos en nuestra realidad son en primer lugar las personas que sufren enfermedades catastróficas que vienen logrando en niveles nacionales e internacionales ser tomadas en cuenta. También creo que estamos en la década de la cruzada por los derechos civiles de la diversidad sexual pero hay otros temas que vale la pena denunciar.

Quiero hablarles de uno que vengo haciendo sonar desde hace algún tiempo y es el terrible hábito de solicitar buena presencia en las ofertas laborales. Pues esta frase es un condensado en pocas sílabas de todos los prejuicios de género, de raza y de clase que tiene nuestra sociedad. Si tiene alguna duda le invito a que revise que significa en su propia cabeza tener buena presencia y le irán surgiendo mujeres delgadas, rubias o morenas “finas”, con trajes costosos y preciosos acabados de salón. Se dibujará junto a ella un hombre con traje de fiesta y aire de empresario, con unos lentes en la mano y sin duda alguna con una silueta entre delgada y en forma.

Este cartelito ha logrado hacerse el invisible frente a la suerte de aquél que en las puertas de los locales rezaba se reserva el derecho de admisión que fue suprimido y reemplazado por el contenido del noble artículo 10 de la Ley contra la Discriminación Racial. Siendo que en mi opinión el sobreviviente es más nefasto que el difunto.

Si así lo afirmo es porque la buena presencia suele ser la frase que acompaña las ofertas de trabajo incluso sin distingo alguno del cargo, rango o naturaleza de la oferta. Agudizándose a medida que el trabajo al que se opte tenga más escala, o valga decir, glamur.

De todos los sitios o patronales que suelen colocar este letrero considero una falta sin iguales cuando esto es realizado por el Estado pues es contravenir el derecho al libre desenvolvimiento de la personalidad que es un postulado constitucional, los deberes y sueños de inclusión así como hace dudar seriamente que la Administración Pública pueda ser servidora de los intereses de los muchos.

Una vez sorteada esta barrera, cuando se logra, el imperativo de la buena presencia se mantiene. La buena presencia que además requiere la perpetuidad de la distribución del trabajo por géneros, en tanto, que el engorde y desarreglo que significan algunas rutinas sólo suelen ser paleadas por el apoyo amoroso de una madre que cubra los roles tradicionales.

Es entonces una elipse injusta que todos pasamos por alto como si se tratase de una cosa natural. La buena presencia, en el país del Miss Venezuela, es la locura de la cirugía plástica, del presupuesto personal en estética, de los biopolímeros desesperados y tiene como las injusticias la facilidad de ser invisible.

Hace un par de años, en el corto tiempo que soporté ser abogada en ejercicio, presencié esta situación repetirse en las entradas de los tribunales. Todas las casas de justicias son templos del infortunio y allí, asisten desarreglados los más descamisados de la historia y del presente. Señores de cuerpos obreros, de manos sucias, de frentes sudadas, con las franelas misteriosas que se elevan al nivel del ombligo y dejan ver la puntita que luego es alcanzada por un pantalón sujetado en heroico equilibrismo. Esos señores, portadores de los grandes problemas acuden a esos mundos de chaquetitas azules y zapatos cerrados que son los tribunales.

Más de un encargado de seguridad, alguaciles por lo general, solicitan del justiciable –título por demás horroroso- un arte de magia pues pretenden que las franelas que difícilmente llegan a la correa sean metidas por dentro de los pantalones. Un espectáculo para el show de la miseria es aquella franela aguantando la respiración para agarrarse de los bordes de la correa.

¿Es esto una situación normal? ¿Es esto tolerable? En mi opinión es una barrera enorme que anuncia lo poco y mal que es bienvenida la gente en los palacios de mármol y escáneres que son las casas de la justicia.

En algunos lugares, notablemente en los Estados Unidos, se viene hablando de algunas formas de discriminación que existen solamente referidas al peso. El tener obesidad es una causa invisible por la cual las personas son cotidianamente discriminadas.

La obesidad tenida como el paradigma del descuido personal y con caso omiso de las causas psicológicas, médicas o sociales que pueden ocasionarla genera otras tantas millones de injusticias que son invisibles. La primera, es la inexistencia de objetos adaptados a las dimensiones personales que se corresponden con las de sectores crecientes de la población mundial y nacional.

¿Las sillas del metro?, ¿las butacas del cine y del avión? ¿la variedad y calidad de la ropa? ¿los precios de la ropa? Esas son parte de las peripecias adicionales que sufren las personas en virtud de tener una condición médica como es el sobrepeso.

Pero ahora, una podría preguntarse e invitarles a que se pregunten de qué se sostienen estas injusticias invisibles y en ellas encontraremos como para mantenerse vivas las injusticias dibujan sobre sus víctimas la vergüenza y el complejo. La destrucción del concepto propio, la naturalización del hecho injusto, la relativización al otorgarle los avales culturales. Son miles las trampas que los sistemas diseñan para mantener a las personas sometidas.

Sin embargo, la historia así lo enseña, llegan los tiempos donde la gente cansada de ser negada toma para sí su propia conciencia. Se resiste al hecho de tener que desgarrar sus rulos a punta de calores y de químicos. Se resiste a tener que descapitalizarse para satisfacer la imagen de la empresa. ¿Lo hemos visto? Las personas deben respetar los códigos de imagen de las empresas.

Somos personas cosificadas para que las cosas tengan rostros humanos. ¡Vaya la humanidad y sus absurdos! Fin de esta idea.

Lydda Franco Farías

Antología viva de poetas falconianos

Revista Cubile

San Luis, 1943 – Maracaibo, 2004

1

Me encontrarán tendida a ras de luna
o flotando lluvia abajo
en la resaca del último cigarro
en el silencio que vibra emparamado
desde donde pronuncio mi postrer discurso
exhortando a los curiosos a que desvíen la atención
hacia otra parte
por ejemplo a ciertas virtudes
que no tuve tiempo de probar
quizás porque no logré lo que quise
un cómodo sofá
un mundo que no cambió
que apenas si empezaba a pestañar
ahora que purgo mi orfandad
que los párpados pesan asidos al desamparo
ya voy tierra
ya voy cenizas
ya voy olvido
circulen buenas gentes
aquí no ha pasado nada
regresen a sus oficios
a la sobrecogedora normalidad

——

2

Quisiera esta noche mientras llueve
caminar descalza, desnuda, por las calles,
lavar el corazón, purificarme,
quisiera que mi instinto salvaje galopara,
que mis ansias de mujer cobraran alas,
que mis senos…

Ver la entrada original 995 palabras más