Educación Privada

Toda adessociedad tiene mitos y leyendas. Los mitos como los fantasmas ayudan a disciplinar al pueblo, a llevarlo a hacer y dejar de hacer lo que desean quienes los generan. Por la vía del mito religioso se obtiene el poder de la Iglesia, por la vía del mito del conquistador se asegura la Colonia  y por el mito del mercado y la privatización se aseguran que el servicio público sea un ser de poca y condicionada existencia. Por ello alguna gente prefiere una paupérrima clínica a un Centro de Diagnostico Integral, una escuela en una casucha a una escuela bolivariana porque asocia el tener que pagar con el nivel de esfuerzo y quizás de cariño.

Es en  este esquema ese que se escuchan suspiros orgullosos de padres que cuentan cuanto tuvieron que sudar para la matrícula  de sus hijos y es hoy, a ese sector de nuestra más amplia clase media al  que se le vienen clavando puñales con los costos que algunos han inventado. Es una cuestión compleja porque pese a ser víctimas para ellos nuestros destacados y laureados sistemas públicos no son ni considerables y prefieren cualquier escarnio que ir a la nueva educación. Sobre este tema surge con frecuencia el mito de los paros, sin embargo, buen ejemplo fue el comienzo del año para entender que cuando el patrono lo ordena se para la universidad autónoma y la universidad paga.

Este tema tiene una dificultad suplementaria puesto que los dueños de las universidades tienen la fama de ser doctores, señores de cuidada moralidad que tienen a cargo el perfeccionar personas que adularan el dinero y entenderán que gastar es la manera de querer y que si el Estado intenta algo, seguramente lo que logrará será arruinarlo.  Este tema que está como esperando un cuento de la Carola Chávez me lleva a pensar que no entendemos del todo que la educación es un derecho y como tal, es el Estado el obligado a cumplirlo y a defenderlo.

Valdría la pena preguntarse, entonces, si alguien ha notado como han proliferado misteriosas casas de estudios que gradúan gente en cosas extrañas que parecen no servir para gran cosa, e, incluso si hay sectores o especificidades no nos caben en nuestro sistema público. Pues, al parecer, esos pasillos con códigos de empresa cobijan también trabajadores y trabajadoras que, fuera de horario de oficina, buscan seguir creciendo, siendo estos quizás los que en primer lugar estamos llamados a atender.

Con caras sonrojadas de rabia tocará entender que por muy sifri que se la uni, estará siempre bajo el imperio de leyes que hablan de una educación liberadora y hasta popular; que no existen desarrollos educativos que puedan vivir flotando fuera de la órbita de las necesidades nacionales o destapar el misterio; tras tanto mito, los profesores de las autónomas se comparten las horas con las privadas y estas esconden infames negocios y pasados.

@anicrisbracho

Caracas

Anuncios

La salsa de tomate también tiñe de rojo.

Como te iba contando

Voy a tratar un asunto muy serio: la violencia, o mejor dicho, la desensibilización a la violencia. De manera que si se encuentran sonriendo en algún momento al leer estas líneas, no es porque mi intención sea minimizar la importancia de este asunto sino porque no soy capaz de escribir de otra manera. Así que a ponerse serios.

Hace ocho años quedé embarazada por primera vez. El embarazo, como muchas mujeres saben, da mucho sueño. Oscar y yo habíamos sido compañeros de tertulias y muchas otras cosas hasta que comencé a dormirme en medio de interesantísimas conversaciones, sobre el plato de la cena, o en la mitad de uno de esos momentos en los que lo mas sabroso estar bien despierto.

Una noche, sufriendo de una incontinencia de bostezos, le sugerí que compráramos una consola de video juegos para que no se fastidiara tanto, aprovechamos que yo aún tenia los…

Ver la entrada original 1.834 palabras más

Annonce : un nouveau site pour les droits sociaux

JFAKiBLOG [par j.f. akandji-kombé]

Le Réseau Académique sur la Charte Sociale Européenne et les Droits Sociaux (R.A.C.S.E.) dispose désormais d’un site.

Ce site vous offrira, en se développant, toutes informations sur la protection des droits sociaux en Europe : textes, jurisprudence et publications. Il vous informera aussi des actions du R.A.C.S.E. : congrès, sessions de formation, interventions judiciaires, etc.

Cliquer sur l’image pour accéder au site

Capture d'écran 2014-10-13 10.26.26

Ver la entrada original

El crimen más grave

Cuentan que el antiguo Derecho Penal conocía el crimen político, el delito de opinión y hacia del ser corporalmente ajeno a la clase dominante un delito; aquel de ser vago y maleante. Cuentan que de ser un infortunado espermatozoide aquél que llegase al ovulo, no negociado como propio en matrimonio, se nacía bastardo y se sufría la infamia eterna. Lo que no cuentan, es que aun por los parches que le hemos puesto en las leyes, en los discursos oficiales, retrogrados sectores de nuestra sociedad siguen pensando igual.
 
Especialistas en el doble discurso, la manipulación y la sinvergüencería, gritan y gritan para clamar el privilegio para que sus niños blancos nunca sean culpables de nada. Disparan a mansalva contra los morenos que les pidan algo. Explotan a la señora que trabaja en casa. Justifican como hienas la tortuosa muerte de Robert Serra sometido a un asesino a sueldo que lo mató por hablar y por saber, que en su cuerpo reposaban esperanzas de futuro. Pero esto no se acaba allí. Sentida como estoy, de ver al camarada cubierto de su sangre, sometido al irrespeto de su vida, al desgarro de toda su dignidad, me he limitado en decir verdades objetivamente comprobables. En el pasado, mataron a Fabricio Ojeda, quien fue diputado pero no era al momento de ser asesinado. También a Delgado Chalbaud, entre ser y no ser candidato a la Presidencia pero que no lo era.

Así, en nuestra historia nunca nadie había dado muerte a un Diputado en Ejercicio. Como Diputado, era miembro de la Asamblea Nacional, principal Poder Público del Estado. Era poseedor de inmunidad parlamentaria y depositario de las voces de una comunidad. Objetivamente, penalmente, el homicidio alevoso de Robert Serra es el delito más grave de nuestra historia republicana. Eso no lo digo yo, lo inventó algún italiano que escribió el Código Penal base del nuestro.

Decir la verdad, tan sólo referir las leyes es para algunos el peor crimen que puedes hacer. Así que de la palabra echada como ordenara Alí Primera a una le contestan llamando a Robert Serra malandro y a una cómplice de “sus asesinatos”, llamados sin pruebas, llamados de ruido y rabia como siempre que oponen a hechos y letras.