¡Con el género y la madre!

single-parentSi el día de la mujer es en marzo, es tan sólo porque a un montón de obreras se le ocurrió. La verdad es que de siempre, el mes de la mujer es mayo. Mayo por sus flores, su virgen y sus madres. ¡Eso lo sabe todo el mundo! Por eso vamos a hablar un poco del tema, de mujeres y realidades concretas que tienen que ver con género, maternidad y simbolos.

  1. Género y Estado: un feminismo no automático.

Para el año 2007 y los que siguieron, muchas de nosotras pensábamos que al Estado social de derecho y de justicia le había salido una “a”.Se dictó una Constitución sobre la cual se dibujaba la puerta de los debates hasta entonces prohíbidos; con ella se podía edificar la dignidad de mujeres relegadas al espacio doméstico pero sobretodo había nacido una ley con todos sus instrumentos: Ministerio, tipificación, conceptualización y sistema de protección. Incluso para entonces algunos no dudaron en declarar que cambios extremadamente profundos habían sido introducidos por medio de una ley que miraron con desprecio.

Ley que está bien sujeta ante la renovada igualdad y el derecho a la libre determinación de la personalidad, con ello había como soñar que se borrarían las resticciones del vestir de la educación, se tirarían al piso las publicidades que juegan con mujeres como si fueran carros o bebidas, y que sería quizás Venezuela desde su liderazgo en estas malas prácticas uno de los primeros países en cuestionar la tiranía de la belleza.

Por ello, era posible concluir que relativamente pronto veríamos nacer un Estado social de derecho y de justicia de género. Sin embargo, desde el año 2011 he limitado mis escritos al respecto porque mi fe en que el Estado pueda cambiar algo se relativizó.

No digo con esto más que lo que afirmo: el movimiento de mujeres pudo abrirse espacios en el Estado pero sólo su actividad real, permanente, crítica y de calle podrá mantener esas reivindicaciones vivas. Del resto, el género es un elemento raro que parece que llegó allí con poco cariño de algunos, con nula comprensión incluso de importantes actores, que por insensibilidad o conveniencia se olvidan de qué es lo que se espera de un sistema de género que no es tan sólo hablar en femenino ni aguanta años más sin que en este país discutamos de anticonceptivos, abortos legales y justicia real.

Espero en ese sentido que UNAMUJER pueda abrirse para esos debates y no tan sólo para engrosar la idea de que en la mujer existe un innato feminismo, lo cual es una mentira anacrónica y peligrosa. El feminismo, que pongamos para estas líneas nos los planteamos como el anhelo de andar de a dos en igualdad de derechos y obligaciones, sin desigualdades de salarios, ni dobles jornadas no compartidas, sin sexualidades irresponsables que se asumen en maternidades individuales y con el deber de evaluar el cómo afecta cada política a esos seres distintos en biología, cuya función cultural ha sido tan diferenciadamente atribuida, a modo de asegurarnos que estas contribuyan a la igualdad material definitiva, no nace espontáneamente y no es exclusivo de mujeres.

Pero no es de política o de la grande politique que quiero hablar. Como lo cuenta Giselle Halimi hasta el icono más grande, Simone de Beauvoir, vivió con sus contradicciones al enamorarse de un gigante que opacó su propia genialidad. Al caer, inconscientemente en las mismas trampas que las mujeres de su época y clase, en distintos aspectos de su vida.

Si esto fue así para alguien que destinó su existencia a teorizar sobre el problema, difícilmente es distinto para quienes nos acercamos al tema por rabia, por curiosidad, por cultura, por instinto pero no lo cultivamos o analizamos en permanencia.

La dificultad a este respecto pasa por varios puntos pero pienso que el central es el no internalizar, casa adentro, cuerpo adentro, calendario adentro la violencia simbólica. Por eso escojo este día para publicar esta nota, pues mientras lo lean yo estaré zigzagueando mensajes que recuerdan que en esta sociedad la mujer se hace cuando es mamá y mientras, una tiene tan sólo derecho al estado denigrante de la “mami” o de la “mamacita” que no es tampoco ni incluyente ni universal porque para entrar en él, una debe tener una determinada estética.

  1. Igualdad de Género y Nuevas Estéticas

Muchos abrirán esto y afirmarán, desde el automatismo, que es un escrito de “feas” pero allí, radica uno de los temas a pensar. La noción de lo hermoso construido sobre estándares foráneos, naturalmente improbables y ambientalmente insostenibles mantienen una desigualdad en egresos, sufrimientos, riesgos de enfermedades que alimentan a nivel mundial los problemas de salud pública. Así las cosas, para finales del año 2014, en ocasión de un comercial de Victoria Secret[1] el tema fue evaluado y criticado en los Estados Unidos y este año, Francia estrena una ley que condena penalmente la inducción y la apología a los desórdenes alimentarios.

En nuestro país, el gorda o no, el fotoshop o no, son temas de segunda línea frente a una particular noción de belleza que recorre el Continente y se enclava entre Colombia y Venezuela, cuyo recurso principal no es la dieta sino el bisturí.Esta estética, de senos y traseros descomunales, pelo largo y extremadamente liso, sobre columnas que difícilmente pueden con ellos ya comienza a identificarse con fuerza como una visión de mujer-objeto propia del narcotráfico y de las estructuras que le rodean y se resumen, en la extremadamente violenta desvalorización de la mujer y sus derechos. Para la fotógrafa colombiana Manuela Henao en esta subcultura existe un “patrón que confina a la mujer a un rol decorativo y normaliza las operaciones de cirugía estética entre adolescentes.”[2]

Las consecuencias de esto, no se miden pues no se reflejan en números no oficiales. Para poder determinarlo, habría que medir varios elementos: (a) el número de las operaciones estéticas destinadas para esto; (b) el rango etario de las pacientas-clientas; (c) las fuentes de financiamiento de las mismas; (d) las motivaciones[3] para practicarlas donde el rol de los medios y de las parejas nos revelarían que la violencia autoinfligida (o voluntariamente solicitada a quien la inflige) es una consecuencia de otras formas de violencia.

  1. Mejorar las Estrategias y Alcanzar los Resultados

Sin duda alguna, ante este escenario la pregunta a hacerse es la manera de superar las dificultades estructurales o puntuales que nos frenan. Al respecto, observamos como Venezuela avanzó en el plano legislativo e incluso en el institucional de manera veloz pero que las políticas diseñadas no han logrado mantener el impacto en el tiempo ni tumbar los muros que cercan el problema.

Quizás, en parte, porque nuestros mensajes suelen ser contradictorios al asumir la defensa frontal de los temas de mujer sin entrar realmente a los debates o quedarnos en la paridad ante las máximas instancias omitiendo la disparidad en los escalones inferiores; así como que nuestras campañas no tratan los problemas centrales.

El género tiene que entrar en la cruzada para la Asamblea Nacional pero allí se verá también ante su eterno rival, pues, la igualdad requiere un debate sobre las estructuras, los fondos, el sistema económico, la religión, los uniformes escolares, la parrilla de la radio y la televisión, las maternidades, las casas de alimentación, el noviazgo y el embarazo, la convivencia y el matrimonio, la salud y la sexualidad, ente otros grandes temas.

Pero de nuevo, en lo micro, queda mucho que hacer pues falta cuestionarnos cómo celebra la Administración Pública el día de la madre y el de la Secretaria, dos extremos de una misma construcción misógina ¿o es que aquello de rifar electrodomésticos o regalar flores, no es de todas, la más elegante forma de decir que nada ha cambiado?

[1] https://www.youtube.com/watch?v=f9sKGq0iXCE&feature=youtu.be

[2] http://www.playgroundmag.net/noticias/actualidad/Patron-narco-estetica_0_1529247061.html

[3] Si ello pudiera leerse cualitativamente.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s