¿Y si proponemos una Ley de Justicia?

justicia600x320

Esta semana la Asamblea Nacional cumplirá otro mes en funciones dibujando con leyes supuestamente inconexas su política legislativa de debilitamiento del Estado venezolano. Así las cosas, la agenda política nacional se ha venido centrado en lo que ellos han propuesto y en la contención incansable de nuestra menguada pero valiente fracción.

Sin embargo, al despertar del seis de diciembre el movimiento revolucionario, con todos sus actores hizo suya la promesa del parlamentarismo comunal, nueva fórmula popular de un Parlamentarismo Social de Calle y quizás, momento y realidad, para alcanzar el sueño robinsoneano de un pueblo legislador. Para cumplirlo, casi se nos acaba el primer período de sesiones y es tiempo de ponernos en acción.

¿Cuál justicia necesitamos? ¿qué noción de igualdad ante la ley? ¿qué garantía de igualdad material? Las respuestas no llegaran solas al Parlamento. Por eso es que es tiempo de avivar los debates. Sabemos de sobra que no queremos que las esposas, las madres, los padres, los lesionados y las lesionadas reciban del Estado un archivo fiscal de las investigaciones o un sobreseimiento y una eliminación de las pruebas de los hechos que significaron la muerte de sus familiares, la expectativa de vida que tenían, etc., pero también debemos recordar que evitando tamaño mal no se obtiene inmediatamente la justicia.

Cada uno de los nombres en la lista, a la cual, esta semana nueva le suma por lo menos tres, merece ser recordado, la verdad dilucidada y los responsables condenados. Eso exige que el Estado una política redoblada de lucha contra la impunidad. Este flagelo, esa debilidad de todo el sistema de justicia de llegar a traducir la delincuencia, en todas sus formas y gravedad, en sentencias definitivamente firmes y ejecutoriadas, es un área que requiere debatirse y adecuarse. Pienso que nuestro momento histórico requiere ponernos a la vanguardia y construir, con el Congreso de la Patria, con los comités de legislación de los Consejos Comunales, con nuestras bonitas aulas de clases, una noción de justicia y convertirla en Proyecto de Ley.

Una vez hecho y presentado, la Asamblea Nacional tendrá el deber constitucional de debatirlo de inmediato o en el período de sesiones inmediatamente posterior, volviendo el pueblo a exigir que sus sueños o problemas no se omitan frente a los intereses o acuerdos que el Parlamento tenga.

Todos los Parlamentos, sean Congresos o Asambleas, sean de mayoría de izquierda o de derecha tienen su antecedente común en Inglaterra, cuando, al tiempo de la Revolución Gloriosa el pueblo pedía voz y tierras. El nuestro en particular nació en un Cabildo de abril en esta ciudad de Caracas gritando Independencia. ¡Revivámosle!

Caracas

@anicrisbracho

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s