Museos

Durante los años del petróleo a ciento treinta se multiplicaron por las redes sociales las memorias de venezolanos en los grandes museos. Así, cargados de sus mochilas de cadivi muchos posaron entre el Prado y el Moma, sin saltar el más que popular Louvre de París. Estos templos de musas los vieron posar para idénticas memorias frente a las Meninas, la Mona Lisa o la Venus de Milo, sin que quizás, ni los museos ni los visitantes supieran de las grandes colecciones que como dormidas se exhiben en Caracas, o, ignorando más los turistas que los marchantes que por aquí nació y se hizo un arte que puso a todas esas galerías a los pies de este país moreno, el venturoso y colorido, arte cinético. ¿Qué le falta a nuestros museos para ser ellos mismos parte del nuevo esquema nacional? ¡No son las primeras piezas traídas de Nueva York, París o Venecia! Ni la posesión excepcional de retazos de nuestra historia… Pero por alguna razón estos centros, enquistados en el centro o en algún paraje más distante, sigue teniendo pocos y usualmente los mismos visitantes. ¿Qué tan importante es el arte? ¿Qué relación tiene la dictadura de la belleza personal con el desinterés por las artes gráficas y visuales? De pronto divago sobre esto… El país del uniforme de la estética personal y de las casas y los museos desiertos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s