El país posible: Venezuela 2021

C121489022_30756abb71.jpghávez desde sus incontables tribunas siempre vaticinó que transcurridos los años llegaríamos a un luminoso año
2021. Allá, todas las miserias de tener que construir la Patria nueva se verían recompensadas: se alcanzaría la Patria socialista, podríamos vivir viviendo, el poder respondería a una nueva geometría donde los actores acatarían una ética socialista. Así, Chávez siempre puso la estrella en el futuro.

El proyecto bolivariano se convirtió entonces en la realidad en la que vivimos pero sobretodo la promesa que hacíamos, jóvenes y viejos, a las venideras generaciones. Con ello, por primera vez, para las mayorías existió un “país posible”.  Tras esa meta, los planes y el empeño por la educación y la democratización le otorgó a los venezolanos por lo menos dos elementos de riqueza estructural: un mejor nivel de salud y sobretodo una mayor educación que debía ser el medio principal para impulsar y mantener  la joven República que apostaba por metas tecnológicas de primera gama, con un satélite como mejor ejemplo.

Con el paso de los años y sobretodo con la desaparición física del Presidente Chávez el país posible se fue –y lo fueron- diluyendo. El acoso a la Nación rápidamente se tradujo en un ataque continuado a la normalidad, la cual por cierto es ahora un anhelo pese que en el proyecto nación era tan sólo un estadio previo a la verdadera meta. En ese contexto el discurso dejó de señalar el 2021 como el momento al que llegaríamos victoriosos y pasó a contemplar que cada día en paz era en sí un logro, uno, que en medio de las condiciones materiales y psicológicas de la gente ha sido objeto de grandes manipulaciones.

Pues frente a nuestro abandono del discurso que cuenta que alcanzaremos un mejor momento, se ha fortalecido una idea que esto terminará, así, sin más. En la conversa del metro, de la calle, de la oficina,  los más optimistas tan sólo se agotan en  la nostalgia de lo ya recorrido sin muchas luces de lo que queda por alcanzar.

El país posible, aquel a cuya construcción hay que apostar, ha sido secuestrado por la guerra. Si afirmo esto es en el contexto en el que a través del dialogo todos los factores políticos finalmente han aceptado que estos tres últimos años hemos vivido una agresión de alta intensidad que ha socavado las bases de la economía pero también de la esperanza.

Con estas ideas parece que pisamos a pocos metros del precipicio, sin que nada justifique quedarse allí, como quien sabe que inexorablemente caerá al vacío. En este sentimiento, venezolanos de izquierdas y de derechas, del chavismo y de la contrarrevolución, han hecho la maleta con su nivel profesional que les legó el modelo del Comandante.

La desesperanza parece así haber sido inoculada de la manera más democrática que uno pudiera imaginar incluso sin que escapen de ellas quienes, con ese dolor a cuestas, les toca encarar la tormenta.

Por eso, pensar el país posible, recuperar el sueño bolivariano de la sociedad de iguales, de participación protagónica es tan vital como la recuperación del sistema económico y aunque este segundo haya sido un vehículo para este sentimiento no podemos confundirnos y creer que con la mera recuperación económica podremos cumplir la tarea que nos habíamos fijado.

Es tiempo de recuperar en el 2016 el profetizado 2021 con todos los elementos de discurso, de debate y de planificación de los cuales podamos hacer mano tanto como es este el momento idóneo para hacerlo: por primera vez, pese a las amenazas, hay muestras de que se abren nuevas realidades políticas para el país.

Pensarnos, discutirnos, perdonarnos, proyectarnos. Con todos estos verbos conjugados en plural hemos de tomar la iniciativa para que el dialogo no se convierta en pacto y para que la Revolución no sea difamada al punto que algunos insensatos se confundan comprando las nefastas ideas que socialismo es dificultad y no, un sueño común que despierta en esta tierra desde que nuestros grandes caciques se negaron a rendirse.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s