Trump y los humanos

Republican U.S. presidential candidate Donald Trump speaks about the results of the Michigan, Mississippi and other primary elections during a news conference held at his Trump National Golf Club in Jupiter

Al parecer, en el año 2016, los estadounidenses descubrieron la política. Aunque ya había pasado, por ejemplo, cuando Bush fue presidente, se dieron cuenta que sus votos no valen mucho para escoger el primer líder de la Nación, y, con migraña abren el año 2017 ante un hecho inédito: pueden los norteamericanos ser gobernados en casa como ellos han gobernado desde siempre sus patios de juego. No pretendo decir con esto que las cosas que ha anunciado la nueva Administración no son graves, son terribles. Son claramente antagónicas con los lineamientos principales del Estado de Derechos Humanos, que desde las Naciones Unidas se pretende, pero, no es tan poco tan novedoso como política de aquél país.

Porque en primer lugar, antes de aceptar como ilustraba Carola Chávez que nos pinten “angelitos negros”[1] hay que reflexionar de cuál país estamos hablando. Hay que entender que quizás hay situaciones sociales que presionaron salir de la disimulada manera de hacer las cosas, así como que estamos descubriendo un país que antes del 20 de enero ya existía.

Así, estamos refiriéndonos al  país con mayor número de presos del mundo y con mayor proporción de su población encarcelada[2], que según datos de agosto de 2016 acaba de concluir el mandato que en su historia deportó más extranjeros pues al  30 de julio de este año habían sido regresadas  2.8 millones de personas, así como a esa misma fecha sumaban 120 personas afroamericanas que habían sido ultimadas por la policía.[3] Por lo tanto, lo primero que hemos de considerar es que las situaciones que presenciamos no ocurren en un país de las maravillas, libre de violencia, xenofobia o racismo.

Ocurren, por el contrario, en un país donde el porte de armas es un derecho constitucional y que se consideran, como sus Presidentes y representantes plenipotenciarios han dicho en distintos momentos, con el derecho de torcer los brazos a los gobiernos; que ha ratificado el menor número de instrumentos de derechos humanos y que ha manifestado, en varias oportunidades, que los tratados son estándares que ellos les aplican a los otros países pero que no pueden o deben serles aplicados.

Teniendo en cuenta esto como primer contexto, podemos entender mejor que las afirmaciones o las propuestas hechas por Trump, pese a que en sectores tengan un rechazo importante y muy mediático, no caen de sorpresa.

a) La Tortura

Una lamentable declaración fue la rendida por Trump a favor de la tortura. El Presidente americano dijo “el ahogamiento simulado es efectivo[4] lo que choca evidentemente contra la prohibición absoluta, erigida en ius cogens, del uso de la tortura pero no tanto con la política de Estado norteamericano.

Según datos recogidos por RT de una investigación de Amnistía Internacional,  el  32% de la población pensaba que en caso de ser detenida en Estados Unidos podía ser torturada, sensación que aumentó al conocerse los detalles sobre las “técnicas de interrogación mejoradas” anteriormente utilizadas por la CIA y sobre los programas de rendición pronto serán revelados en un informe de Inteligencia del Senado.[5] Considerándose, desde por lo menos 2014, que la política antiterrorista norteamericana es un estimulo para la utilización internacional de la tortura, pese a lo que el derecho o la opinión pública puedan considerar al respecto.

b) Los muros

El asunto del muro es uno en los que se han centrado las noticias. Trump quiere un muro en la frontera con México, lo quiere ya y no quiere pagarlo. Esta afirmación y el bombardeo de noticias quizás haga que nos imaginemos que la frontera EEUU-México es una bonita pradera. La verdad es que la frontera en primer lugar no debería quedar donde los estadounidenses dicen pero eso es historia vieja y de rapiña, pero, lo que si es actual es que casi un tercio de la frontera entre Estados Unidos y México se encuentra cubierta por un muro que impide el paso, por ende, el cierre sería de los pasos o la renovación de una estructura preexistente.

Muros como estos existen en varias otras partes: el que Israel hizo en Cisjordania, el que España puso en Ceuta para evitar la entrada de los moros, el que hizo Marruecos en el Sahara Occidental, los dos que bordean Irak y muros que se erigieron dentro de países como Brasil y Perú.

c) Los musulmanes

El tema de los musulmanes es otro asunto que hay que mirar. Convenientemente, el escándalo se ha mudado a los Estados Unidos dando un respiro a Europa que hasta ahora se robaba la primicia de su indiferencia ante la situación, ante la muerte de balseros en aguas del mediterráneo o la muerte por hambre y frío en sus sitios d recepción que distan poco de campos de concentración.

La medida consistente en un decreto que suspende la entrada de todos los refugiados durante 120 días y la concesión durante 90 días de visados a siete países de mayoría musulmana -Libia, Sudán, Somalia, Siria, Irak, Yemen e Irán-, se enmarca en un conjunto de medidas que a nivel mundial se han ido tomando y que hemos denunciado que es la creciente institucionalización de la islamofobia que ha gozado de decretos, prohibiciones y hasta referendos, a lo largo de ese tristemente venerado primer mundo.

Siendo este el estado de las cosas, el escenario parece dejar en evidencia sus grietas. No hemos de extrañarnos que el otro campo en el que Estados Unidos se ha precipitado a recordar que dependen económicamente de ellos, sea las Naciones Unidas, cuyo derecho flexible, incompleto y relativo se muestra incapaz de defender a nadie en o de los Estados Unidos, con la misma fuerza que se les amenaza.

“Humanos” es una palabra difícil, hasta incomoda para el Derecho que se muestra mas acostumbrado a la idea de “personas” cualidad que no se agota a los humanos y que no en todos los tiempos tienen todos los seres mamíferos, bípedos, descendientes de los primates y que en principio, dominan el mundo.

Los Derechos no son categorías estáticas, heredadas sino necesariamente conceptos que hay que defender, luchar y exigir. Momentos como estos han de servir para entenderlo.

[1] http://www.tves.gob.ve/pintame-angelitos-negros-por-carola-chavez/

[2] http://internacional.elpais.com/internacional/2016/08/18/actualidad/1471550483_672073.html

[3] http://internacional.elpais.com/internacional/2016/07/08/actualidad/1467972051_686850.html

[4] http://www.bbc.com/mundo/noticias-internacional-38755787

[5] https://actualidad.rt.com/sociedad/view/127908-amnistia-internacional-torturas-eeuu

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s