El derecho a la normalidad

LV_20120427_LV_FOTOS_D_54285847652-992x558@LaVanguardia-Web

Los últimos días pasaran a la historia como un momento más de disociación nacional. De un tiempo enrarecido, de triunfo temporal de acciones que chocan frente a los valores que construyeron un país. Uno, cuya historia nos cuenta de un Simón Bolívar que dirigía la independencia siendo hijo de la clase dominante y hermano de una abnegada realista.  Todos los venezolanos tenemos al opuesto a uno o dos eslabones de distancia y Dios cuide que esto siempre sea así. Un bonito ejemplo fue el que en estos días contaban los Primera, nietos de adecos, hijos de comunistas, algunos de oposición y otros con la Revolución. Si traigo esto a este texto es porque pienso que en volver a poner las caras de los que nos pintan como extraños, radica la primera exigencia para alcanzar la paz.

La segunda, es que parece que nos sorprende lo más evidente. En Venezuela hay millones de personas que apoyan el gobierno, tantas o casi tantas como personas le adversan, y, esto es así en todos los países del mundo. Los presidentes llegan al poder, en democracia, por elecciones. Donde no todos votan, donde no todos le votan, donde otros le votan por rabia o descontento y otros, muy convencidos, cuando ven la gestión, cambian de idea.

Por ello, no es sorprendente ni constatación de que un país no es democrático el hecho que existan muchos, ni siquiera muchísimos, que no estén de acuerdo con un gobierno.

Aquí, viene otra mentira. No conozco a nadie que adverse todas las políticas de un gobierno ni nadie, que sinceramente, apoye todas las políticas y/o todas las ejecuciones. Incluso creo que en este país, la mayor parte de las personas sabemos cuáles son los problemas mas graves y en una enorme mayoría rechazamos las amenazas nacionales e internacionales sobre el país.

No existe tampoco una mitad de país buena, ni una mitad mala. Hay personas extraordinarias en cada tanda y terribles personajes que se venden por media locha. Y esto, es así en todas partes y en Venezuela con mayor evidencia desde la Independencia o al menos eso pensó Martí.

Finalmente, hay una última mentira, lo que está ocurriendo en Venezuela no es una situación política ni una crisis política. Lo que existe es el recurso irracional, jurídicamente prohibido, a la violencia. Uno que arrastra el mayor riesgo porque esta siempre se presenta en espiral.

Alguien sabe cuando comienza e hipotéticamente para que, nadie sabe cuándo o como termina. El recurso a la violencia es la renuncia al derecho y aquí debemos mirar con cuidado que la protesta es derecho, que la desobediencia civil es una institución política, que la contención de los disturbios es una obligación constitucional pero que nadie puede renunciar al derecho porque su adopción y respeto es la clave no de ser un país sino de formar parte de una civilización.

A ese respecto, tenemos que entender que si la libertad política existe es porque tiene un límite. No hay libertad si no hay ley, y, como hemos dicho tantas veces citando a Juárez, nuestros derechos terminan donde comienzan los de los demás.

En tal sentido, si se puede protestar o ir a la huelga, no solo tenemos de frente la prohibición general de la violencia que está en el artículo 68 de la Constitución sino fundamentalmente los derechos de los otros a acompañarnos o no, y, cuando lo que no se les permite está en el ámbito de los derechos entramos en el régimen de la obligación de la prestación mínima y la continuidad obligatoria de los servicios públicos.

La normalidad de la vida, de la democracia, exige pensar que hacemos y que generan nuestras acciones, recordar la existencia del otro y no renunciar jamás a la certeza de la existencia de un derecho nuestro y ajeno, de los que piensan como nosotros y los que no.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s