Padre, papá o papito o papi, como tú quieras llamarlo. En esta edición de “El Derecho Al derecho” vamos a hablar de ese sujeto jurídico. En el Derecho, el término paternidad se refiere a la relación legal entre un padre y sus hijos biológicos o adoptados. Como categoría, al referirnos a ella vemos los derechos y obligaciones del padre y del hijo, uno respecto al otro, y también en relación con otras personas.

Si estás a punto de convertirte en padre, busca en internet la Ley para Protección de las Familias, la Maternidad y la Paternidad para que arranque la vida de tu hijo y tú puedas disfrutarlo porque en esta nueva legislación conseguirás la licencia de paternidad por la que te corresponden, catorce días continuos, contados a partir del nacimiento de su hijo o hija, a los fines de que asumas en condiciones de igualdad con la madre el acontecimiento. Así como la inamovilidad laboral que tendrás el año después del nacimiento de tu hijo o hija. Al igual que te explicará al detalle como es el procedimiento de elaboración de actas de nacimiento y del reconocimiento voluntario de tus pequeños.

Ahora, vamos a recordar que la paternidad es un vínculo de familia y esta es una categoría protegida en la Constitución, consagrada en el artículo 75 donde se establece que las relaciones familiares se basan en la igualdad de derechos y deberes, la solidaridad, la  comprensión mutua y el respeto recíproco entre sus integrantes. Seguidamente, específicamente e independientemente del estado civil del padre o de la madre, la paternidad se encuentra constitucionalmente protegida. De allí la eliminación de todas esas odiosas discriminaciones que existían en el pasado entre hijos legítimos e hijos naturales.

Si, hoy hablamos de paternidad y no de maternidad. Son dos cosas distintas aunque generalmente sigamos empleando la expresión de “padres y representantes de un niño”. Así las cosas estamos hablando de lo que los abogados llaman “filiación” y es el vínculo que tiene una persona con su descendencia, ya sea procreada naturalmente o adoptada.

Jurídicamente, un hombre se convierte en padre de dos maneras: primero por el reconocimiento voluntario que hace sobre el hijo o la hija, ante las autoridades competentes. Segundo a través de una sentencia en la que un tribunal declaró la paternidad anteriormente no conocida, o bien cambia una paternidad que ya estaba  determinada en favor de alguien.

Una vez que alguien se convierte jurídicamente en padre, salvo que proceda una impugnación mediante la cual se compruebe la falsedad de esta, esta situación es irreversible e irrenunciable. Genera derechos patrimoniales de los hijos e hijas así como deberes del padre hacía con ellos, en especial, en lo que se refiere al cuidado y manutención.

Las reglas generales que rigen la paternidad están consagradas en el Código Civil, sin embargo, desde la entrada en vigencia de la Ley Orgánica para la Protección del Niño, Niña y Adolescente (LOPNA) y del principio del interés superior del niño, niña y adolescente que contiene, se reafirma la paternidad como una institución en favor de la prole y no de los padres.

Su principal función es proteger a los pequeños y garantizar su desarrollo y formación integral; procurar el derecho del hijo a relacionarse con abuelos, parientes o personas con las que tenga un vínculo afectivo; así como administrar, si fuere el caso, los bienes de su hijo y asumir la responsabilidad civil frente a los daños que puedan producir los hijos bajo su custodia, tutela y patria potestad.

Así, la Ley Orgánica para la Protección del Niño, Niña y Adolescente, nos dice que “el padre y la madre tienen deberes, responsabilidades y derechos compartidos, iguales e irrenunciables de criar, formar, educar, custodiar, vigilar, mantener y, asistir material, moral y afectivamente a sus hijos e hijas.”  Y que estas deber ser asumidas, en igualdad de condiciones.

Fundamentalmente aquí debemos considerar que los niños y niñas, tienen derecho a conocer a su padre y madre, así como a ser cuidados por ellos. Por lo cual, es contrario al derecho esconder intencionalmente una paternidad así como impedir que el padre cuide sus hijos. Esto lo reafirma el artículo 27 de la Ley Orgánica para la Protección del Niño, Niña y Adolescente que establece para los pequeños el Derecho a mantener relaciones personales y contacto directo con el padre y la madre. Pudiendo también participar de decisiones fundamentales como cuál será la educación religiosa de sus hijos, determinar lo relativo al tránsito del niño o niña en el territorio nacional o en el extranjero.

Ahora bien, en materia de obligaciones vemos el deber de procurar la salud de los niños, dándoles los tratamientos que ameriten para sanar o prevenir enfermedades,  así como a acompañarles  cuando estén hospitalizados. Así veremos que en ese tránsito de la infancia a la mayoridad, los padres y madres, tienen iguales derechos y deberes sobre cada uno de sus hijos e  hijas. Lo que exige de estos el deber de un trato decoroso, tranquilo, que entienda el vínculo irrenunciable que les une.

En este sentido es importante considerar que legalmente el vínculo que une a un padre con sus hijos es independiente a aquél que establezca con la madre. Para la Ley Orgánica para la Protección del Niño, Niña y Adolescente, la Patria Potestad, cuando los padres están casados o tienen una unión estable de hecho, se ejerce de manera conjunta, fundamentalmente en interés y beneficio de los hijos e hijas.

Y cuando esto no sea así, vamos a ver cómo la Patria Potestad se separa en sus elementos que son la Custodia, al Régimen de Convivencia Familiar y a la Obligación de Manutención. Debiendo en principio los progenitores acordarla de mutuo acuerdo, en su defecto, con apoyo de las autoridades públicas.

Cada uno de estos conceptos puedes y debes consultarlos en la Ley Orgánica para la Protección del Niño, Niña y Adolescente si te encuentras en un debate con el padre o con la madre de tus hijos en relación a cómo organizarse para atender a sus hijos. Puede que estés viviendo una situación donde te resulte difícil ponerte de acuerdo con tu ex pero recuerda que este vínculo es un derecho del niño de la niña y el incumplimiento es penalizado con la Privación de la Patria Potestad de conformidad con el artículo 352.

SI prefieres escucharlo aquí puedes encontrar la versión radial que se hizo para la Radio del Sur.

¿Papá conoces tus derechos y deberes como figura jurídica? En esta emisión de la columna El Derecho al Derecho la abogada venezolana Ana Cristina Bracho (Tw: @anicrisbracho) te cuenta cuáles son las garantías constitucionales y legales que tienes en el proceso de crianza de tus hijos e hijas.

https://www.ivoox.com/derechos-obligaciones-padres-venezuela-audios-mp3_rf_35984813_1.html

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s