Saludos queridos usuarios y usuarias,

¿Cómo les va, tienen el celular en la mano? Al parecer ahora lo agarramos al despertarnos, mientras desayunamos, mientras viajamos hasta cuando manejamos, durante una comida y antes de dormir ¿Alguna vez te has puesto a pensar si ahora eres incapaz de vivir sin tu smartphone?. Esto es un tema que ya vienen observando los psicologos que consideran que para la mayoría de nostros ya son una adicción, que han cambiado nuestra manera de ser así cuando vamos a cenar con un grupo de amigos nadie despega la vista del celular y ahora vamos a un paseo o a un concierto a mirarlo a través de la cámara del teléfono en vez de admirar el paisaje con nuestros ojos.

Aunque todavía la adicción al celular no está tipificada como trastorno en las clasificaciones homologadas de enfermedades mentales, al igual que sucede con la compra compulsiva, la realidad va por delante de la comunidad científica y ya es común que se hable de trastornos asociados, como la ansiedad o el miedo que nos produce la idea de quedarnos sin nuestro celular.

Ahora si esto es un punto que merece que le prestemos atención porque prestarle más atención al celular que a la realidad hace que nos perdamos parte de nuestra vida, nos alejemos de quiénes tenemos cerca y además es una falta de respeto estos hechos no pasan inadvertidos para el derecho y vamos a pensarlo.

Primero: en el presente existe una gran cantidad de leyes en el mundo que hablan de los delitos que se cometen en línea y hoy en día nos conectamos más con nuestros celulares que con las computadoras. En este sentido nosotros podemos cometer o ser víctimas de delitos informaticos o crímenes en los entornos virtuales.

De todos ellos, en Venezuela hemos hablado bastante de las redes, en especial de Twitter y Facebook donde se cometen muchos crímenes de odio hoy regulados en el artículo 14 Ley contra el Odio, por la Convivencia Pacífica y la Tolerancia, en tanto estas son plataformas muy activas en lo político.

Sin embargo, puede que usted cierre esas dos plataformas o no las tenga y no se haya dado cuenta hasta que punto el Whatsapp ha cambiado, para bien y para mal nuestra vida. Veamos, el Whatsapp es un invento ucraniano que moviliza diariamente 42.000 millones de mensajes de texto, 1600 millones de fotografías y más de 250 millones de vídeos.

Desde el punto de vista de la psicología, es una herramienta terrible para personas que sufren de dependencia psicológica o que son impulsivas. Las primeras pueden pasar la vida viendo el estado de alguien, escribiendo y entrando en verdaderas crisis si otra persona no les contesta. Las segundas, tienen en la inmediatez un enemigo porque el medio favorece que digan cosas de las que luego se arrepienten.

Segundo: ¿Qué pasa si eso favorce que nos acosen? Recordemos que ninguna persona puede acosar a otra, independientemente de que sea tu pareja, un amigo o incluso un familiar. La ley es clara prohibiendo estas conductas y no las relaja porque se cometan con un celular y no se distingue tampoco cual herramienta de su móvil usa para perseguirnos.

En estos casos se habla de ciberacoso que es lo que comete una persona cuando tiene como propósito vigilar los movimientos diarios de la víctima a través de las redes sociales –facebook, Instagram, twitter- y una vez obtenida la información privada comienza su proceso de acoso, lo que lleva al acoso sexual, u obsesión amorosa, sin poder aceptar un rechazo por parte de la víctima. En caso de que esto ocurra dentro de una pareja se trata de un delito de violencia doméstica así no se dé dentro del hogar.

Tercero. Hay otras formas de violencia qe se favorecen como la violencia verbal, donde de nuevo los insultos, la injuria, la amenaza o en general la violencia psicologica siguen siendo delitos.

Cuarto. ¿Te has puesto a pensar sobre las capturas de conversaciones que guardas, envias o recibes? En principio, tú puedes compartir conversaciones en las que tú apareces. Sin embargo, si en ellas se comparte información de un tercero y tú haces la captura y la compartes puedes estar rompiendo la confidencialidad de una comunicación o tener problemas por publicar datos personales sin haber sido autorizado para ello. Por eso, si tú haces una captura de pantalla y la compartes sin tapar el número, nombre y apellidos de las personas que aparecen te podrían denunciar

Quinto. Nunca te has puesto a pensar cómo afecta el celular tu trabajo, ¿Crees que puede un trabajador pasar el día chateando? o ¿que un empleador requerir la atención a cualquier hora sobre sus dudas o encomiendas? Ya algunos dibujan que existe un verdadero derecho a desconectarse o que, deben los patronos reconocer como horas extras los contactos por mensajería con los trabajadores. Eventualmente, veremos también, nuevas justificaciones para despidos que intentarán las empresas en contra de quienes pasan el día en el aparato.

Sexto. Es sumamente importante que nosotros tomemos en cuenta que a través del uso que le demos a nuestros celulares también le podemos crear daños a terceros, por ejemplo, difundiendo contenido falso o infamante sobre alguien, como esa foto bochornosa que se pasaron todos en la oficina de cuando fulanita se emborrachó o de la vida privada de menganito. Esto dejando de lado todo el daño que le causa a la comunidad y al país lo fácil que se transmiten fakenews a través de nuestros celulares.

No se trata entonces de tenerles miedo pero si de detenernos a pensar qué pasa y cómo se afectan nuestros derechos y los de los demás con el uso que hacemos de nuestro celular. Al ver todo esto quizás es la hora para que revisemos si estamos haciendo las cosas bien o pensar si nos hemos contagiado sin saberlo de esta curiosa enfermedad de la nomofobia y estamos encerrados en el miedo a perdernos algo que ocurra en nuestro aparatito, lo que nos obliga hoy a pensarlo conscientemente.

Sin duda, vivimos mejor cuando logramos forzarnos a apagarlo y ver la vida con colores, texturas, sensaciones y olores. Así como tenemos que pensar que la construcción de ese nuevo hombre al que aspiramos, exige entender que hoy está atado por los ojos a grilletes que parecen favorecer que se sienta angustiado, violento e infeliz.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s