Uncategorized

Bachelet en Venezuela. Un análisis jurídico

Anunciamos en la nota previa que procederíamos a hacer un análisis jurídico de lo expresado por Michelle Bachelet al concluir su visita en Venezuela. Así, es tiempo de advertir que contrario a lo que pueda resultar para la política o la diplomacia que podrían ver la visita como un hecho aislado y concluido, jurídicamente es parte de un proceso. El proceso al que nos referimos es a la valoración que realiza el Alto Comisionado de Derechos Humanos, a solicitud del Consejo de Derechos Humanos de la ONU, de la situación en Venezuela. El cual, por lo menos en esta fase, concluye el 5 de mayo.

Michelle Bachelet expresó en 1.548 palabras sus impresiones sobre Venezuela, en las cuales se refirió al Estado venezolano y a la situación de los derechos civiles, políticos, económicos, sociales y culturales. Es importante que nosotros tengamos en cuenta que pese al hecho que existan voces que busquen ampliar la perspectiva en el ámbito internacional es el Estado el responsable –muchas veces único- de garantizar los derechos humanos de sus nacionales así como de las personas residentes en su territorio.

Seguidamente tomemos en cuenta que los derechos humanos fundamentalmente son obligaciones: prestaciones materiales o cosas que los Estados deben hacer, no hacer o garantizar que las personas en su territorio, en especial sus funcionarios, no hagan y finalmente que las obligaciones no tienen, en todos los derechos las mismas intensidades.

Derechos Civiles y Políticos Derechos Económicos, Sociales y culturales
Derecho a la justicia y al debido proceso obstáculos en el acceso a la justicia anhelo de las víctimas y sus familiares por obtener justicia ante las graves violaciones de derechos humanos.   Libertades políticas personas están detenidas o privadas de libertad por ejercer sus derechos civiles y políticos de forma pacífica.   Tortura y Ejecuciones extrajudiciales torturados, humillados y asesinados por oficiales encapuchados de las FAESasesinados mientras participan protestas y manifestacionesprivados de libertad sufrieron terribles torturasviolaciones contra partidarios del Gobiernoun joven fue quemado vivo durante las protestas de 2017. Al no referir por quién ni porqué se desnaturaliza el homicidio y es planteado como un caso donde se ha incumplido la obligación de prevenir, investigar, sancionar y reparar los delitos. asesinado por defender el derecho a la tierra de los campesinos.   la situación humanitaria en Venezuela se ha deteriorado de forma extraordinaria, incluyendo el derecho a la alimentación, el agua, la salud, la educación y otros derechos económicos y sociales.   Derecho al salario digno Trabajadores enfrentan dificultades para adquirir medicinas o comida   Derecho a la salud. la escasez de medicinas y equipamientos, el éxodo de los profesionales de salud, el deterioro de la calidad del agua y del saneamiento, y los apagones eléctricos. Costo y la falta de anticonceptivos en las farmacias ha contribuido a un aumento de los embarazos adolescentes, y de la mortalidad materno-infantil.Equipamientos médicos, como las máquinas de rayos X, escasean o no están en funcionamientoPersonas que viven con enfermedades crónicas me han alertado sobre la falta de medicamentos esenciales para su supervivencia

Hemos iniciado nuestro análisis recordando que los derechos humanos son obligaciones del Estado así que estos son los hechos que, con frases que denotan mayor o menor certeza por parte de la Alta Comisionada de su comisión de que hayan ocurrido o estén ocurriendo, comprometen la responsabilidad del Estado venezolano y que hemos de suponer serán desglosados, individualizados y sustentados en los informes definitivos que esa oficina debe presentar al Consejo de Derechos Humanos de la ONU.

Adicionalmente a este planteamiento sólo encontramos una mención referida a los hechos externos que empeoran la situación. Bachelet de manera textual señaló que la crisis económica  “…se ha exacerbado dramáticamente desde 2013- son diversas, y he hablado con el Estado sobre la necesidad de resolverlas urgentemente con el apoyo de las agencias de las Naciones Unidas que recientemente han podido reforzar su presencia en Venezuela. Me preocupa que las sanciones impuestas este año por Estados Unidos sobre las exportaciones de petróleo y el comercio de oro están exacerbando y agravando la preexistente crisis económica.

Un análisis semántico de lo anterior nos devela que quien habla está convencida que el cuadro precede los factores foráneos que son denunciados y como el tono que fue afirmativo y tajante en el resto de la declaración bajó hasta ser expresada tan sólo una simple preocupación, las cuales no tienen consecuencias jurídicas directas.

Esto contrasta importantemente en relación a dos temas muy importantes en el sistema de Derechos Humanos como lo son la tortura y las ejecuciones extrajudiciales. Estas dos conductas forman parte de los actos que son considerados graves violaciones de los derechos humanos. Las primeras se leen bajo la perspectiva de la Resolución 44/162.2​ adoptada el 15 de diciembre de 1989 por la Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas y salvo que se compruebe que  la muerte se dio en legitima defensa del funcionario actuante, dentro de un conflicto armado, dentro de los términos de la fuerza progresiva y proporcional o por un acto individual reprochable al funcionario como la imprudencia o violación de reglamentos, puede comprometer la responsabilidad del Estado que en cualquiera de los supuestos ha de hacer las investigaciones, juicios y condenas correspondientes a los responsables.

Del mismo modo, Bachelet en cuatro ocasiones se refirió a la tortura. Sin embargo, en este caso no habló de una situación casuística sino de un hecho que se repetía prácticamente sobre todos los privados de libertad, recordemos la frase “privados de libertad sufrieron terribles torturas” y que la prohibición de estas prácticas forma parte de los desarrollos más completos del derecho internacional.  

Este está contenido principalmente en la Convención de las Naciones Unidas contra la Tortura y Otros Tratos o Penas Crueles, Inhumanos o Degradantes (Convención contra la Tortura) de 1984, que es el tratado internacional más completo frente a la tortura y contiene una serie de disposiciones fundamentales para su prevención y cuyo contenido fue adaptado a la legislación interna con una ley nacional que la Alta Comisionada advirtió que no estaba funcionando.

Si hemos fijado nuestra atención sobre esto es porque esas violaciones de derechos humanos no se limitan a comprometer, en general, la responsabilidad del Estado sino porque tanto los asesinatos como los actos que pueden englobarse en la categoría de totura son considerados por el Estatuto de Roma como crímenes de lesa humanidad. Hemos de recordar que la ONU es un sistema y en el presente hay una fase previa de investigación abierta contra Venezuela. Es decir, contra algunos funcionarios individualmente considerados que aún no han sido públicamente individualizados.

Visto así, si tomamos lo ocurrido como un simple hito en un proceso más amplio dentro del Alto Comisionado e incluso dentro de todo el sistema internacional, veremos que esta semana Almagro anunció, por Twitter, sostener reuniones con Tamara Suju sobre “tortura y crímenes de lesa humanidad en Venezuela y de la visita de Michelle Bachelet a Caracas” y como, desde 2018, anunció la OEA que trabajaría directamente en Ginebra el tema de los derechos humanos en Venezuela.

El rechazo a la tortura y a las ejecuciones extrajudiciales trasciende por mucho las posturas políticas individualmente asumidas pero la verificación de la ocurrencia sistemática de estas prácticas en un país no se agota  simplemente a haber escuchado o leído que esto ha ocurrido. Existen protocolos que esperamos sean los que, de manera conjunta el Estado y la ONU apliquen, para individualizar las responsabilidades y procurar la justicia a la que todas las víctimas tienen derecho así como para evitar que, de haber ocurrido, el hecho se repita.-

Anuncios
Uncategorized

Visita de Michelle Bachelet a Venezuela. Una primera mirada.

A un grupo reunido con Bachelet, ella le dijo que no era santa para hacer milagros y resolver los problemas de Venezuela. Una representante del poder popular le dijo que si la
solución de acoso internacional por razones políticas de parte de una potencia se
resolvía con milagros y no por los mecanismos de derechos humanos de la ONU,
entonces ella, una mujer de pueblo, no sabia qué hacia la Alta Comisionada allí, como
tampoco sabía qué hacía ella misma en ese lugar”

La visita de Michelle Bachelet a Venezuela terminó como había sido prevista. Así, minutos antes de retirarse presentó una Declaración Final cuyo mayor mérito es que todos los sectores políticos venezolanos se manifiestan inconformes con su contenido. Una primera y superficial apreciación política de la Declaración así como de la visita nos permitiría observar que Michelle Bachelet reconoció al Estado venezolano de la forma en la que está legalmente conformado y con los sujetos que los encabezan.

El continente

Michel Bachelet cumplió una pesada agenda en Venezuela. En ella, estuvo en parte de las instalaciones oficiales y en la sede de Fundalatin, igualmente en las oficinas de la Universidad Católica Andrés Bello.

Al leer los testimonios que dejan las imágenes no existe ninguna duda que Michelle Bachelet reconoce a Nicolás Maduro Moros como Presidente de la República y a Juan Guaidó como miembro de la Asamblea Nacional, como bien lo atestiguaron los lugares de los encuentros y los emblemas que se utilizaron en cada ocasión. En la visita a Miraflores, se utilizaron las banderas de Venezuela y de la ONU, al igual que cuando los encuentros fueron en la sede de la Cancillería y en la Asamblea Nacional no se utilizó ninguna bandera en el fondo de la fotografía.

Sobre este primer análisis es importante anotar la reunión con Diosdado Cabello Rondón que se sostuvo en presencia de toda la directiva de la Asamblea Nacional Constituyente lo que también puede tomarse como un acto tácito de reconocimiento a la instancia originaria.

Estos elementos que conforman la forma y sólo una visión de lejos de la visita de Michelle Bachelet pueden servirnos para explicarnos la gran molestia de la oposición y decir que, desde lo mediático, la visita favoreció al gobierno pero eso es obviar que esto era lo previsible toda vez que Michelle Bachelet acudió a Venezuela al aceptar una invitación formal de Nicolás Maduro Moros como Presidente de la República.

El Precedente

Las relaciones con la oficina del Alto Comisionado de los Derechos Humanos y no son las mejores para la diplomacia criolla. Recordemos que antes de la elección de Michelle Bachelet para este cargo la silla fue ocupada por Zeid Al Hussein quien elaboró informes muy críticos sobre el caso venezolano y que el 27 Septiembre 2018, fue dictada una resolución del Consejo de Derechos Humanos que solicitó a la Oficina de la Alta Comisionada para los Derechos Humanos elaborar un nuevo informe “exhaustivo” sobre la situación de los derechos humanos en Venezuela y presentarlo ante el Consejo.

En el orden de ejecutar esta tarea, el veinte de marzo de 2019,  Michelle Bachelet presentó ante el Consejo de Derechos Humanos de la ONU un “Informe oral de actualización sobre la situación de derechos humanos en la República Bolivariana de Venezuela” para cuya elaboración no esperó las conclusiones de la Misión Técnica que se encontraba en Caracas y en el que sostuvo que en el país, los derechos sociales y económicos han seguido deteriorándose continuamente, no se reconoce la libertad de expresión, no existe la posibilidad de manifestarse, se practican ejecuciones extrajudiciales, según una encuesta –según afirma el mismo informe- al menos un millón de niños no asisten a la escuela, no existen servicios públicos ni acceso a la alimentación.

Pese a la contundencia de las acusaciones sorprende la poca referencia a la dimensión del problema y la referencia abierta a las fuentes utilizadas. Por ejemplo, la situación de los servicios públicos es valorada como “afectando a muchas personas” al tiempo que genera “miles de protestas sociales.”

Sin que se mencione, por ejemplo, que la libertad política en Venezuela ha sido desarrollada en un nivel en el que es posible proclamarse Presidente en una plaza y convocar semanalmente a concentraciones, sin que haya reportes de detenciones o actos violentos.

Declaración Final en Caracas

¿Positivo o Negativo?

            En la visión planteada en la declaración de Michelle Bachelet vamos a separar aquello que expresó como positivo de aquello que declaró como negativo.

Positivo Negativo
Primera visita oficial de un Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos a Venezuela.Acuerdo con el Gobierno para que un pequeño equipo de dos oficiales de derechos humanos permanezca aquí, con el mandato de proveer asistencia y asesoría técnica y, muy importante, continuar monitoreando la situación de derechos humanos en Venezuela.Evaluación de la Comisión Nacional para la Prevención de la Tortura y determinar los principales obstáculos en el acceso a la justicia en el paísEl Gobierno también ha aceptado que mi equipo tenga acceso pleno a los centros de detención para poder monitorear las condiciones de detención y hablar confidencialmente con los privados de libertad. El Ejecutivo también se ha comprometido a trabajar para permitir un acceso más amplio a los distintos mecanismos de derechos humanos, incluidos los expertos independientes de Naciones Unidas, conocidos como relatores especiales.Celebro la liberación del parlamentario opositor Gilber Caro.Recibo con beneplácito de la liberación de Melvin Farías y Junio RojasHe encontrado a representantes de la sociedad civil, sindicalistas, líderes religiosos, empresarios, y académicos de todo el espectro socio-económico y político. Me he entrevistado con representantes de la comunidad internacional y con las agencias de las Naciones Unidas en Venezuela.El Gobierno ha lanzado proyectos en un esfuerzo de asegurar acceso universal a programas sociales, para lo que ha dedicado el 75 por ciento del presupuesto nacional.llamamiento a líderes de todo el espectro político para que intenten encontrar una manera de confrontar los desafíos y el sufrimiento del pueblo de Venezuela. Para ello, todas las voces deberían ser incluidas. Las crisis solo pueden ser resueltas a través de la participación significativa, franca e inclusiva de diversos actores de la sociedad.He apelado a todos los líderes políticos a que participen constructivamente con el diálogo facilitado por Noruega y con cualquier otro esfuerzo para intentar enfrentar la actual situación política en Venezuela.   Mantener posiciones arraigadas en cualquiera de los dos lados solo agravará la crisis, y los venezolanos no pueden permitirse que se deteriore aún más la situación en el país.   Anhelo De Las Víctimas Y Sus Familiares Por Obtener Justicia Ante Las Graves Violaciones De Derechos Humanos.Hago un llamado a las autoridades a liberar a todas las personas que están detenidas o privadas de libertad por ejercer sus derechos civiles y políticos de forma pacífica.Conocí a víctimas de abusos y violaciones de derechos humanos y a sus familias. Un hombre explicó cómo su hermano fue torturado, humillado y asesinado por oficiales encapuchados de las FAES otras familias destrozadas porque sus seres queridos tuvieron el mismo destino. Un padre su hijo había sido asesinado mientras participaba en una protesta en 2017. Una madre me relató el asesinato de su hijo de 14 años durante las manifestaciones del 30 de abril.Escuché los testimonios de algunas personas que fueron privadas de libertad y sufrieron terribles torturasCientos de violaciones contra partidarios del Gobierno.Desconfianza que tienen en las autoridades estatales. Todos demandan justicia.Los pobres y los grupos más vulnerables son los que más están sufriendoSoy consciente de que hay miles de otras víctimasVenezuela se ha deteriorado de forma extraordinaria, incluyendo el derecho a la alimentación, el agua, la salud, la educación y otros derechos económicos y sociales.Venezolanos, que a pesar de tener un empleo – muchos en el sector público enfrentan dificultades para adquirir medicinas o comida.La situación sanitaria sigue siendo extremadamente crítica a causa de múltiples factores, la escasez de medicinas y equipamientos, el éxodo de los profesionales de salud, el deterioro de la calidad del agua y del saneamiento, y los apagones eléctricos.El costo y la falta de anticonceptivos en las farmacias ha contribuido a un aumento de los embarazos adolescentes, y de la mortalidad materno-infantil.Me preocupa que las sanciones impuestas este año por Estados Unidos sobre las exportaciones de petróleo y el comercio de oro están exacerbando y agravando la preexistente crisis económica.
Presuntamente neutros
Las causas de esta inmensa crisis económica -la cual se ha exacerbado dramáticamente desde 2013- son diversas, y he hablado con el Estado sobre la necesidad de resolverlas urgentemente con el apoyo de las agencias de las Naciones Unidas que recientemente han podido reforzar su presencia en Venezuela.   Nuestra Oficina está lista para dar asistencia y asegurar que los derechos humanos de todos los venezolanos sean plenamente protegidos. Nuestra presencia aquí posibilitará trabajar con las instituciones estatales, la sociedad civil y el sistema de Naciones Unidas.  

De este modo, de treinta afirmaciones principales que hizo Bachelet antes de retirarse de Venezuela conseguimos once aspectos positivos, diecisiete negativos y dos presuntamente neutros. En porcentajes, frente a un 56,6% de cosas malas,  consiguió 36,6% de aspectos positivos.

¿Oposición/gobierno?

Ahora queremos repetir el ejercicio pero determinando cuáles aspectos se corresponden con la lectura que de la realidad del país hace la oposición y cuáles con aquella que hace el gobierno.

Gobierno Oposición
El Gobierno ha lanzado proyectos en un esfuerzo de asegurar acceso universal a programas sociales, para lo que ha dedicado el 75 por ciento del presupuesto nacional.   He apelado a todos los líderes políticos a que participen constructivamente con el diálogo facilitado por Noruega y con cualquier otro esfuerzo para intentar enfrentar la actual situación política en Venezuela.   Cientos de violaciones contra partidarios del Gobierno.   Los pobres y los grupos más vulnerables son los que más están sufriendo   Me preocupa que las sanciones impuestas este año por Estados Unidos sobre las exportaciones de petróleo y el comercio de oro están exacerbando y agravando la preexistente crisis económica.     Anhelo De Las Víctimas Y Sus Familiares Por Obtener Justicia Ante Las Graves Violaciones De Derechos Humanos.Hago un llamado a las autoridades a liberar a todas las personas que están detenidas o privadas de libertad por ejercer sus derechos civiles y políticos de forma pacífica.Conocí a víctimas de abusos y violaciones de derechos humanos y a sus familias. Un hombre explicó cómo su hermano fue torturado, humillado y asesinado por oficiales encapuchados de las FAES otras familias destrozadas porque sus seres queridos tuvieron el mismo destino. Un padre su hijo había sido asesinado mientras participaba en una protesta en 2017. Una madre me relató el asesinato de su hijo de 14 años durante las manifestaciones del 30 de abril.Escuché los testimonios de algunas personas que fueron privadas de libertad y sufrieron terribles torturasDesconfianza que tienen en las autoridades estatales. Todos demandan justicia.Los pobres y los grupos más vulnerables son los que más están sufriendoSoy consciente de que hay miles de otras víctimasVenezuela se ha deteriorado de forma extraordinaria, incluyendo el derecho a la alimentación, el agua, la salud, la educación y otros derechos económicos y sociales.Venezolanos, que a pesar de tener un empleo – muchos en el sector público enfrentan dificultades para adquirir medicinas o comida.La situación sanitaria sigue siendo extremadamente crítica a causa de múltiples factores, la escasez de medicinas y equipamientos, el éxodo de los profesionales de salud, el deterioro de la calidad del agua y del saneamiento, y los apagones eléctricos.El costo y la falta de anticonceptivos en las farmacias ha contribuido a un aumento de los embarazos adolescentes, y de la mortalidad materno-infantil.  
Presuntamente neutros
Las causas de esta inmensa crisis económica -la cual se ha exacerbado dramáticamente desde 2013- son diversas, y he hablado con el Estado sobre la necesidad de resolverlas urgentemente con el apoyo de las agencias de las Naciones Unidas que recientemente han podido reforzar su presencia en Venezuela.   Nuestra Oficina está lista para dar asistencia y asegurar que los derechos humanos de todos los venezolanos sean plenamente protegidos. Nuestra presencia aquí posibilitará trabajar con las instituciones estatales, la sociedad civil y el sistema de Naciones Unidas.   Primera visita oficial de un Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos a Venezuela.   Acuerdo con el Gobierno para que un pequeño equipo de dos oficiales de derechos humanos permanezca aquí, con el mandato de proveer asistencia y asesoría técnica y, muy importante, continuar monitoreando la situación de derechos humanos en Venezuela.  

De este análisis, observamos que en el 62,2 por ciento de lo expresado por Bachelet asumió el discurso de la oposición frente a tan sólo 20% de su planteamiento fue compatible con lo dicho por el gobierno y sólo en el 16,6% intentó ser neutra.

De este modo parece que no todo lo que brilla es oro y que la aparente, por las formas, muy positiva visita de Bachelet a Venezuela merece que prestemos mucha atención a lo dicho y a lo que puede preverse ocurrirá el día 5 de julio cuando Bachelet haga entrega de su informe oficial. En una segunda parte valoraremos estos temas desde una perspectiva jurídica.

Uncategorized

Derechos de la alegría

Quizás si a mí no me hubiese tocado vivir estos tiempos en Venezuela estos temas no me interesarían. Sin duda para los juristas las crisis económicas y políticas constituyen una oportunidad especial para poner en juego lo que saben, las razones por las que algunas instituciones existen y el porqué, por ejemplo, de cosas tan sensibles como el Derecho Penal.

La reflexión sobre los Derechos ocupa hoy una parte fundamental del Derecho Público, al tiempo que es uno de los conceptos que más lo problematizan. Una mentira suele repetirse en las aulas de clases donde se encuentran abogados y es decir que los derechos tienen su génesis hace 250 años, en la Declaración de los Derechos del Hombre y del Ciudadano.

Este documento es tan sólo el instrumento que ganó la carrera histórica. La conjugación del triunfo de la Revolución Francesa y la importancia en aquellos tiempos de Francia hicieron que este documento fuera un credo que reemplazó en cierto modo a la Biblia pero no es sino uno más de los catálogos, de los muchos que han existido en el tiempo.

Eduardo Barcesat que es un profesor de la Universidad de Buenos Aires escribió una de las concepciones sobre derechos humanos que a mí me resultan más prácticas. El, ante el enorme y aburrido debate sobre si son los derechos humanos simples derechos subjetivos u otra cosa, afirma que son necesidades humanas socialmente objetivadas. Es decir, cosas necesarias para la vida que a través de la lucha de los pueblos han subido al podio de la consagración jurídica.

Esa visión es evidentemente latinoamericana porque para Barcesat para hablar de derechos el positivismo no basta aunque él piensa que las ideas ius naturalistas muchas veces han estado mal explicadas porque si esa inherencia fuera tal y tan evidente, no harían falta los catálogos y la humanidad no hubiese tardado tanto en descubrirlos.

En el presente muchos grupos intentan crear nuevos derechos incluso nuevas categorías o generaciones de derechos. Muchos hablan de los derechos que deben positivizarse porque hemos pasado a una nueva forma de sociedad, la de la ciudadanía virtual; y, movimientos como los ecologistas y los que defienden los derechos de los pueblos originarios siguen en la pugna por nuevos y mejores catálogos.

 Al tiempo que estas luchas se dan sobre el plano de los catálogos existen otros puntos donde se ha avanzado. Por ejemplo, es una postura ya superada pensar que tan sólo los Estados violan derechos y esto nació de la simple observación de la realidad. En el mundo hay empresas más poderosas que países y tienen la capacidad de atentar sistemáticamente contra personas e incluso contra comunidades enteras.

Si nosotros, dándonos esta capacidad, la que en nuestra relación con lo jurídico podemos hacer algo más que memorizar y aplicar, veremos que existen en nuestro contexto algunas situaciones que merecen que se examinen desde la muy poderosa retórica de los Derechos Humanos.

En este orden de ideas quiero referirme a la alegría como derecho –incluso en crisis- en un contexto en el que abiertamente se dice que se están haciendo acciones destinadas a generar sufrimiento.

Es interesante ver que muy pocos países relacionan el tema de la alegría o de la felicidad con el Derecho. El nuestro no lo hace aunque durante el Gobierno de Chávez se habló de felicidad social y el gabinete actual cuente con un Viceministerio “para la suprema felicidad social”. El que si lo hace es Estados Unidos que consagra la felicidad en su Constitución.  

No se trata de una cosa tan burda como pretender que el Derecho obligue a la gente a estar feliz sino de la obligación del Estado de procurar la felicidad de sus ciudadanos y de la antijuridicidad de fijar el sufrimiento de un pueblo como propósito.

Abriendo la perspectiva es necesario que nosotros miremos qué cosa es la alegría y que condiciones o hábitos generan felicidad. Al parecer una de las primeras cosas es la tranquilidad, el estado en el que existe certeza y control de riesgos; también la sociabilización y el crecimiento personal; así como finalmente la recreación, la cultura y el deporte.

Visto así, algunos de los componentes de lo que hoy queremos llamar derechos de la alegría son necesidades objetivadas reconocidas en la Constitución, los cuales tienen una dimensión que les une –que es precisamente ser los requisitos usuales para la felicidad- que no estamos viendo.

Es el vivir en este momento en Venezuela que hace que me interese esta categoría porque la depresión es una enfermedad y la salud es un derecho así como el sometimiento prologando a la angustia  y a la pauperización afectan el derecho a la vida que recordemos no es hoy tan sólo la protección de no ser víctimas de un asesinato sino fundamentalmente tener derecho a un proyecto de vida.

¿Cuál es la incidencia de esta situación que se prolonga en el proyecto de vida, en la felicidad de las grandes mayorías? ¿Cuál ha de ser la postura de los juristas ante esto? ¿Cuánto atraso produce la mengua de lo jurídico a un país? Creo que estos son temas qe están allí. En la tristeza y en la alegría porque es precisamente la alegría una de las cosas que se encuentran dando las mayores batallas. Por ejemplo, con la música.

Hoy es la fiesta de San Juan en Venezuela, el día más largo y noche de tambores. Momento de ritos de año nuevo en algunos pueblos originarios y por eso es tiempo para estas cosas. Para llamar a terminar de superar esquemas jurídicos que no nos ayudan y a crear.

Uncategorized

La abogacía es un oficio literario

Ernest Hemingway fue uno de los principales cuentistas y novelistas del siglo XX. En la foto está escribiendo en Kenia.

Pocos trabajadores destinan más horas de su vida a escribir. De allí que no exista mayor sorpresa al leer la afirmación de que la abogacía es un oficio literario aunque muy pocos abogados se reconozcan como escritores. En Venezuela existen algunos nombres que han sabido ganarse la fama por ambos oficios pero siempre como campos separados de su vida como Luis Britto García o Gustavo Pereira y la historia universal está llena de grandes literatos que se matricularon en la escuela de Derecho y que la abandonaron o fueron más famosos por escribir que por litigar como León Tolstoi, Gabriel García Márquez, Víctor Hugo, Gustave Flaubert y Julio Verne.

Si este es un tema un poco raro para reflexionar creo que es necesario porque esa especie de separación, esa visión que estas son artes inconexas, hace que las escuelas de Derecho no destinen ningún interés a mejorar las habilidades literarias de sus estudiantes e incluso que suela ser común en las aulas ese personaje, un poco curioso, que aspira a convertirse en un exitoso abogado aunque no le guste leer.

Leer es siempre un placer adquirido y debe fomentarse entre quienes quieran o deban aprender a escribir, no tan sólo por el contenido de lo que se lee sino porque son los textos la mejor escuela de lo que está bien o mal escrito que una persona puede conseguir y es menos tedioso y más eficiente que destinar horas a repetir las clases de gramática que no fueron suficientes en la educación previa del bachiller.

La falta de escritura y el recurso sólo cuando no hay otra alternativa a la escritura contribuye al hecho que junto con los médicos los abogados sean tan famosos por escribir mal. Hasta allí llega el problema si ese abogado toma en serio que en un país hispanohablante debe escribirse en castellano y no en latín.

Puede que valga la pena machacarle a las escuelas de Derecho que deben hacer mejor su trabajo pero no es lo fundamental. Por eso, en el marco del día del abogado, quiero que juntos,  abogados y estudiantes de derecho  recordemos que a los juristas nos toca toda la vida rozar los caminos de la literatura porque aunque exista la promesa constitucional de avanzar hacia la oralidad, lo que ocurre en las salas de juicio no es más que una escena teatral que como aquella requiere un guion que también es literario.

Lucas Arrimada, profesor de Derecho de la Universidad de Buenos Aires, ironiza sobre la utilidad de estudiar Derecho para entender la realidad jurídica cuando afirma “la facultad de Derecho te da un título de abogado/a. Rara vez te ayuda a entender por qué la jurisprudencia depende de la correlación  de fuerzas, vientos políticos y no de los artículos que te hicieron memorizar durante años” respuestas todas que se obtienen de salir de la anacrónica repetición de conceptos y entender el Derecho como una parte de la cultura y de la realidad de un país, donde existen buenas y malas prácticas, aspiraciones comunes e individuales y finalmente una enorme cantidad de saberes que sólo el vivir o el estudiar fuera del mundo jurídico ayudan a entender.

En ese orden de ideas, la literatura es tan sólo una herramienta para conocer el mundo donde un sistema normativo tiene lugar que permite saber lo que es usual y no, lo que se valoraba antes, lo que se soñaba antes aunque no se agota allí.

Por ejemplo, un arte que muy pocos abogados dominan es el de la extensión correcta de sus textos. Especialmente en Latinoamérica donde  arrastramos la absurda idea de que el abogado que sabe imprimirá una resma de papel por cada demanda que presente obviando que estamos en tiempos donde existe conciencia ecológica además que buena parte de los jueces y sus asistentes son millenials por lo que no existe ninguna posibilidad que se lean aquella versión del Quijote que con líneas en latín que el abogado ha escrito para contar porqué Juana demanda a Pedro por incumplimiento de contrato.

Tomando eso en cuenta pareciera que la mejor estrategia para un escrito jurídico es la precisión y la brevedad de lo que se plantea evitando repeticiones y redacciones oscuras, pretensiosas o reiterativas, lo que se aprende precisamente acercándonos a técnicas de escritura como la poesía o la crónica que nos exigen usar las palabras correctas.

La crónica es una herramienta que puede ser de gran utilidad para un jurista porque al final se trata tan sólo de contarle al juez qué, cómo, cuándo, donde, quién, porqué, para qué, qué consecuencia trajo eso –o debe traer-  y cómo pensamos que debe enmendarse.

Sin duda un buen ejercicio de la abogacía requiere auxiliarse en muchas áreas como la psicología o la contaduría pero la relación con la literatura no puede relegarse a un segundo plano porque el trabajo fundamental de un abogado es a auxiliar a una persona para que se defienda bien, para que use bien las palabras y que las que escoja sean la que la ley dispuso a su favor y para hacerlo debe cumplir todos los extremos que le exige el Código Civil. Por lo que debe ser redactado en idioma legal, dándole a las palabras y a la manera en que estas se conectan los sentidos que usualmente se les da. Por ello, una coma mal puesta, un acento adicional u olvidado no son asuntos secundarios sino que forman parte de la seguridad del cliente, por ende, de la calidad del abogado.-

Uncategorized

Libertad Religiosa y Estado laico

Nuevamente les saludo para que reflexionemos juntos sobre un tema de gran interés para el Derecho que es el asunto de las religiones. ¿Tú tienes una? ¿la practicas? ¿Esas cosas no te convencen? Pues enhorabuena porque en Venezuela tener o no tener religión es una decisión de cada quien.

Ahora, vamos al centro del asunto. Generalmente sabemos cuáles son las religiones pero no qué son las religiones.  Una religión es un cúmulo de creencias basadas en la fe sobre el origen del mundo y de la vida así como de ritos y prácticas destinadas a venerar a un Dios o a varios dioses.

Es decir, que cuando hablamos de religiones nos referimos a un sistema doctrinal y ritual que une a las personas en una comunidad que comparte una visión acerca del hombre y su trascendencia. Dentro de algunas religiones, como el cristianismo, existen distintas Iglesias que son identidades estructurales y doctrinales. De allí que siendo cristianos existen miembros de la Iglesia Católica, otros son ortodoxos, otros evangélicos y otros luteranos.

Usted ha escogido entonces y en función de lo que usted escoja tendrá una serie de principios y de obligaciones hacia su comunidad. Ahora lo que a nosotros nos interesa es pensarlo desde el derecho. En primer lugar, usted tiene derecho a tener una religión y a no ser discriminado o perseguido en función de la religión que ejerza y en Venezuela, según la Constitución usted goza de libertad de culto, que es la posibilidad de practicar públicamente la religión que profesa.

En Venezuela no existe una religión de Estado, lo que ocurre en los llamados Estados confesionales que son aquellos donde el país se adhiere a una religión especifica, teniendo o no, tolerancia por la existencia de otros cultos en sus territorios.

Aunque hoy en día eso es un asunto que creemos del pasado todavía hay muchos países con religiones oficiales, como Inglaterra,  donde que es u territorio que se reconoce anglicano lo que no comparte con todos los demás territorios del Reino Unido, o Dinamarca que es un país luterano al igual que Islandia, o Grecia que tiene como religión de estado el cristianismo ortodoxo.

En América Latina sólo Costa Rica sigue teniendo establecido el catolicismo como religión de Estado y esto es lo que nos deja mirar sólo el mundo occidental y cristiano porque normalmente sólo nos hablan de Estados confesionales en el caso del mundo árabe, donde existen varios Estados que se adhieren a la Sharia o ley musulmana.

Nosotros somos un Estado aconfesional que es como se llaman aquellos que no reconocen ninguna religión y rige  en Venezuela una separación del Estado y la Iglesia que tuvo sus actos más concretos durante el gobierno de Antonio Guzmán Blanco que creó, por ejemplo, el Registro Civil cuando antes todos estos actos eran llevados por las iglesias locales. Sin embargo, no llegamos a establecer en la Constitución que somos un Estado laico.

¿Ahora, cómo somos los venezolanos y venezolanas? En materia religiosa también parece que vamos cambiando porque aunque desde la colonización española la población era mayoritariamente católica y ese predominio se mantuvo a lo largo de los dos siglos de vida republicana, en Venezuela han existido históricamente otras religiones como una población originaria que tiene sus propios sistemas de creencias, una población judía que llegó en distintas oleadas en la historia del país y personas que siendo católicas tiene prácticas religiosas sincréticas que nacieron de la unión de las distintas culturas que formaron Venezuela.

Durante el siglo XX, el catolicismo en Venezuela decreció al tiempo que se dio una expansión protestante y poco a poco, disminuyó la relación entre el Estado venezolano y la Iglesia Católica que sigue manteniendo a través de un concordato un régimen privilegiado en relación a las demás religiones.

Hoy en día incluso con sus privilegios, después del Concilio Vaticano II ha habido un cierto declive del catolicismo en relación con otras religiones  y aunque no es total el proceso de secularización, existe una  laicización de la sociedad.

Ahora de estos temas, tan densos, tan desde la perspectiva del Estado los vamos a aterrizar. Por un lado vemos como  muchos automatismos que hacemos todavía revelan que el Estado sigue sientiendose católico. Veamos el calendario de los bancos que sigue festejando todos los Santos o la invocación a Dios que tenemos en documentos y actos públicos.       

Por otro lado, en el espacio público suelen realizarse misas y existir figuras de Vírgenes y Santos, lo que resulta por lo menos invasivo hacia personas que no creen en estas imágenes, no participan de estos cultos y no veneran esos santos.

Más allá que se les exija a las personas de otras religiones tolerar el catolicismo porque les decimos que forma parte de nuestra cultura el problema surge cuando las personas de cualquier otra religión quieren practicar sus ritos o ir a un sitio a orar en un hospital y no encuentran ningún espacio que les represente o que les resulte reconfortante. Lo que es en sí la justificación para que existan las capillas.

En la práctica algunos casos que surgen están relacionados con el derecho a vestirme como mi religión me lo pide. En Europa es cada día más común que a las musulmanas se les impida usar sus vestuarios habituales, en especial aquellas prendas que sirven para taparse la cabeza y en Venezuela no son poco corrientes los problemas que viven los santeros cuando vestidos como se los exigen sus ritos intentan entrar a un lugar.

En el orden de los derechos que existen en Venezuela pueden las personas vestirse como su religión se los pida y esto incluso debe ser reconocido, dentro de lo posible, por los centros educativos y laborales porque la religión es un derecho que acompaña todo trabajador o trabajadora.

Una segunda faceta la vamos a encontrar en relación a los niños. Permítanme sobre esto que les cuente un caso. Un día una madre católica llegó a mi oficina pidiéndome consejo. El padre de su hija se había unido a la santería y había hecho el rito de iniciación. En unas vacaciones, había tomado a su hija y le había hecho hacer los rituales de iniciación. Ella estaba profundamente indignada y quería saber cómo podía demandarle. La respuesta está en que la religión, tenerla o no y escoger cuál es una elección del individuo correspondiéndole a los padres el derecho de criar a sus hijos e hijas según sus convicciones pero debiendo haber un acuerdo entre ellos en la materia y en definitiva, correspondía a la hija, en la medida que no era una niña sino una adolescente ir decidiendo cuál iba a ser su decisión.

Un segundo caso me llegó de una comunidad. Unos vecinos evangélicos se habían organizado para realizar sus cultos los domingos, durante varias horas, en una zona común. Un grupo de otros vecinos, de cualquier otra religión o de ninguna, protestó la utilización del espacio. En suma, ninguno de los dos tenía derecho absoluto o toda la razón. Como para otras cosas, siendo la libertad religiosa un derecho, los evangélicos podían realizar su culto en los espacios si los solicitaban como para cualquier otro evento pero no podían, como no puede hacerlo nadie para ningún uso, perturbar a los vecinos con el volumen excesivo que querían emplear y para esto no era argumento que su música tenía mejores contenidos que la que usualmente ponen los vecinos los fines de semana.

La diversidad de la población siempre pone al derecho ante estos retos. Sin duda, en los Estados confesionales donde no se permite la libertad de culto las respuestas son más sencillas porque estos son tan solos algunos ejemplos, más sencillos quizás que los retos que han traído la diversidad al Derecho pero en ella está la clave del avance nuestras civilizaciones así que, no hay que tenerle miedo, sólo recordar que todas las personas tienen derecho a ser tratadas en un marco de dignidad y de igualdad.-

¿Prefieres escuchar la versión radial?

https://t.co/fIxhvX4vN8
Uncategorized

Despertar en medio de la guerra.

Todo el día se nos va viendo pantallas. Algunos psicólogos advierten que esto va a generar consecuencias muy serias. La gente ya no sabe conversar. Algunos artículos cuentan que las consultas de los cirujanos plásticos se han abarrotado de gente que pide verse como se ve cuando se aplica un filtro de Instagram y otros dicen que hay daños irreversibles en sitios naturales o monumentos históricos por avalanchas de personas que quieren tomarse una selfie. Según algunos reportajes, el uso del Facebook deprime y ya son muchas las recomendaciones que nos invitan a acostumbrarnos a dormir sin celulares y a pasar bloques de horas sin usar computadoras. Escribir a mano, por ejemplo, ayuda a la memoria y trabajar sin internet nos hace más productivos. Esto según dicen.

No muy lejos de estas consideraciones está un artículo publicado por  Héctor Barnés en un sitio que se llama “ACV: Alma, corazón y vida”, en el que describe la moda de “presumir” principalmente por redes v de ser pobres. Explicando que existe una distorsión según la cual personas que pueden pagar sus servicios y necesidades, que cuentan con plan “b” en caso de estar en rojo en algún momento se sienten pobres y no son capaces de ver que ser pobre es no poder pagar facturas y no tener ninguna opción de auxilio ante la eventual ejecución de una deuda o la intervención de alguna autoridad que determine que somos demasiado insolventes como para poder, por ejemplo, criar a nuestros propios hijos.

Si esto aplica en general, en relación a esa mitad de la población del mundo que de algún modo tiene acceso a internet, no puedo dejar de preguntarme cuál es la consecuencia de estar pegados a esa nube desde Venezuela. En ella, además de la publicidad, de la necesidad de modificar nuestras fotos para ser más bellas o fingir una personalidad zen que no tenemos, está toda esta carga gris y negra, de las operaciones psicológicas y de las noticias.

No digo que en otras partes del mundo no haya malas noticias. Eso sería absurdo pero las noticias de Venezuela en este momento son particularmente disparatadas y deprimentes. Desde la más grande: el país no termina de entenderse y salvo por la esperanza de Oslo no parece que esto se vaya a corregir pronto. Hasta las que derivan de estas: buena parte del país, en especial, el occidente, colapsó.

Las buenas noticias que son más raras y las publican en letras chiquitas o se viralizan menos, no son capaces por sí solas de contrarrestar lo negativo. Incluso algunos ya las reciben con un terrible escepticismo en medio de un proceso que violentamente complica la vida cotidiana de la mayor parte de la gente.

Es allí donde me pregunto, ¿cuáles son las consecuencias de este bombardeo y quién traza estrategias para superar los estragos que esto genera? No creo que sea suficiente con que cada uno de nosotros se proponga soltar el celular antes de sufrir una crisis de pánico. Me refiero a cuáles son los mecanismos que buscamos para bajar los niveles de angustia y hacer que la gente pueda levantar la mirada de esos pequeños y diabólicos aparatitos.

A veces me lleno de esperanzas y pienso que sería un buen tiempo para hacer un llamado a todas las fuerzas creadoras de la gente. Un tiempo abierto a concursos, a cambiar los ejercicios anacrónicos de las universidades y decirle a todas las escuelas de ingeniería del Zulia que vayan a prender todos los centros de generación de electricidad que estén apagados y a encontrar una manera en la que la ciudad que más energía solar recibe deje de ser la que menos energía eléctrica tiene.

Sueño. En mi proyecto, los estudiantes e ingenieros se enlazan con los viejos electricistas que se las saben todas y el jubilado que sabe cuál es el cable que siempre fuñe y tumba el sistema pero también con los economistas, los internacionalistas y los abogados que saben cómo hay que hacer para tener las cosas que requiera ese nuevo sistema eléctrico.

Lo sueño porque creo en dos cosas: en que la necesidad es la mejor escuela y en que el pueblo tiene en él la única semilla que puede florecer porque creo en la democracia participativa y protagónica, al tiempo que siento que cuando nuestros pensamientos se enmarcan en decir que el ministro hizo o no hizo, el diputado hizo o no hizo, en vez de en el qué y en el cómo podemos hacer nosotros para cambiar nuestra suerte, retrocedemos.

Hay un texto, al final del libro “Alegría de la Tierra” de Mario Briceño Iragorry que habla sobre cómo a través de la publicidad y otros engaños, al hacer de una venezolana una pitiyanki obtienen los Estados Unidos un agente nacional que les servirá a ellos para dominarnos. Esa idea que recuerdo con frecuencia entraba en este debate porque me he preguntado cómo podemos hacer para que cada quien, sin ínfulas ni pretender que todos se conviertan en milicianos, sean sujetos para la resistencia y para la liberación.

En este plano para mí es fundamental la alegría y la esperanza, lo que creo que se pierde cuando la gente deja de sentirse útil en su trabajo, en su hogar, en su ciudad y en su país. Hablando con unos compañeros en Maracaibo alguno me explicaba que el bachaqueo de gasolina ha aumentado porque la gente, ante la inutilidad de trabajar para ganar en bolívares cuando les piden dólares para comprar o con los bloques de racionamiento eléctrico, sentían que esa era la única manera de hacer algo “útil” para convertir el tiempo en dinero y así poder aportar a sus familias.

Me dejó pensando. Creo que el tema de sentirse útil es fundamental pero para diseñar alternativas donde la gente se pueda sentir alegre y esperanzada haciendo trabajos legales y necesarios, abrazados a la seguridad de que lo que está viviendo ahora es sólo una fase y pasará.

A riesgo de que nadie esté de acuerdo conmigo siento que para superar la sensación de inutilidad de la gente es necesario romper el estado del disimulo y hablar con claridad. Pensar qué maneras tenemos de reinventarnos y cómo hacemos para sobrevivir cuando el salario –que es la causa por la cual la gente trabaja- está en niveles tan insignificantes, o, que si es verdad que el ACNUR miente porque Venezuela no tiene millones de refugiados es innegable que una cantidad muy importante de personas, cansadas por estos mismos silencios y pantallas, se ha ido del país y son emigrantes económicos.

Creo que yo he ido adquiriendo esta necesidad de decir que he visto como por Los Andes, pasan a pie los campesinos y caminan hacia sus siembras; que en Maracaibo con su terrible deficiencia de electricidad, a las siete de la mañana las maestras esperan en las puertas a los estudiantes y a la luz de las velas se siguen haciendo encuentros familiares. Creo que esa es la escena que debe iluminarse. Todos los días la gente quiere encontrar esa seguridad que todo esto vale la pena y debe haber una manera de acompañar el proceso que es durísimo para cada persona.

La realidad virtual tiene una dimensión en este juego porque recurrimos a ella frente a la incertidumbre de algunas cosas del plano físico pero también hace que la gente sufra más porque en ese campo, la falta de filtro o las operaciones que se dirigen para aumentar la angustia están en pleno apogeo. No creo que en ese plano puedan ganarse batallas y por eso, creo que la única alternativa es trabajar construyendo una realidad que no pueda manipularse con virtualidades o rumores, en la que las dificultades se admitan y se discutan, para conocerlas y superarlas porque hay una enorme necesidad de verdad, de contacto, de conversa, de aterrizar que al satisfacerse podrá potenciar ese esfuerzo que la gente sigue pese a todo haciendo por las ganas de vivir en su propio lugar.-

Derechos, sencius, Venezuela

El Internet: cómo usarlo y protegerte

Buenos días estimados usuarios de la radio del Sur,

Hoy vamos a hablar de las dificultades jurídicas que han traído los nuevos medios de comunicación. Desde un punto de vista informático, Internet es una red de redes y nosotros hacemos uso principalmente del World Wide Web, conocido también como Web, que es un conjunto de servidores de información multimedia conectados y accesibles sobre esta red de redes. El acceso a Internet es sin duda una nueva realidad y en ella, se generan nuevos conceptos como la ciudadanía digital que surge de la capacidad de tener presencia y participación activa en nuevos espacios de encuentro, donde se  manifiesta la libertad personal cuando puedo expresar y compartir sus opiniones.

Si esta es la posibilidad más importante al ver qué puede hacer el individuo también hay una nueva faceta de los gobiernos que se transforman en Administración electrónica apoyada en las ideas del e-government, democracia electrónica o, open government. Mientras que todos los sevicios públicos y privados, tienen una nueva dimensión para su prestación al poder desafiar la distancia y el tiempo que, antes de internet eran requeridos.

Ahora, desde el punto de vista de los derechos aunque ya encontramos documentos como la Resolución del 1 de julio del 2016, del Consejo de Derechos Humanos de la ONU que declara que los derechos humanos deben ser protegidos en el ámbito digital, y promovidos en la misma medida y con el mismo compromiso que los derechos humanos en el mundo físico. Hay un punto previo, acceder a internet no es una situación que, en permanencia o a bajo costo, esté disponible en muchos países. Sobre esto iba la declaratoria de la Asamblea General de la ONU en 2011 según la cual el Internet es un derecho humano por ser una herramienta que favorece el crecimiento y el progreso de la sociedad en su conjunto.

Con esto en mente, debemos considerar que no estamos en una res nullius, es decir, en una tierra de nadie donde las personas hacen lo que quieren y son irresponsables sino en una nueva dimensión de la realidad donde las normas de comportamiento, en medida de lo posible, se mantienen, prohibiendo, por ejemplo, la difamación, las amenazas o la injuria.

El tema del internet, no es todavía un derecho consagrado en un tratado pero sí una afirmación que desde las declaraciones se prepara para formar parte de nuevos instrumentos internacionales y que ya ha llegado a algunas Constituciones como la de Grecia en 2001 y como un desglose de otros derechos, como lo ha dicho el Consejo Constitucional francés que lo considera parte de la libertad de comunicación y expresión.

Por todo ello, este es un derecho sobre el que debemos debatir porque forma parte de las cláusulas nuevas que deben integrar la futura Constitución venezolana que suponemos querrá mantenerse en la vanguardia jurídica, como lo hizo la de 1999.

¿Cuáles son las facetas que debemos mirar para discutirlo? Debemos hacer un esfuerzo por mirarlo integralmente, desde sus visiones positivas así como las amenazas, y oportunidades, que han surgido para nuestros derechos y libertades en Internet.

Uno fundamental es pensar quién asumiría los costos de reconocerlo como derecho porque eso nos llevaría, en toda lógica, a tener que tener una infraestuctura que permita que todos, en todo lugar y momento, tengan acceso a internet. Sin más limitaciones que las que la ley imponga. Las cuales también deberían evaluarse en temas tan complicados como el acceso a internet de las personas privadas de libertad.

Ahora si hablar del derecho humano al internet en cierto modo es hablar del futuro en el presente ya existen importantes entramados jurídicos que rigen lo que uno hace en línea. En especial, las protecciones que tienen los niños, niñas y adolescentes en el acceso a internet. Estas regulaciones existen porque según las estimaciones de la UNICEF 1 de cada 3 usuarios del internet aun no es mayor de edad y se estima que estos sufren grandes riesgos por  el uso indebido de su información privada, el acceso a contenidos perjudiciales y el acoso cibernético.

Si te interesa este tema no dudes en buscar la LEY PARA LA PROTECCIÓN DE NIÑOS, NIÑAS Y ADOLESCENTES EN SALAS DE USO DE INTERNET, VIDEO JUEGOS Y OTROS MULTIMEDIAS que establece que los padres, las madres, representantes o responsables tienen el deber y el derecho de orientar a los niños, niñas y adolescentes en el ejercicio progresivo de su derecho a una información adecuada con su desarrollo evolutivo e integral, especialmente a través del cumplimiento de las regulaciones, así como que en esto deben participar igualmente las empresas privadas, los centros educativos y el Estado.

En el artículo 27 de la  LEY DE RESPONSABILIDAD SOCIAL EN RADIO, TELEVISIÓN Y MEDIOS ELECTRÓNICOS se prohíbe expresamente usar el internet para fines contrarios a los que el derecho protege, como llamar al odio, a la comisión de actos contra el orden público u homicidios.

Un tema relacionado está previsto en la Ley contra el Odio, por la Convivencia Pacífica y la Tolerancia en la que señala que las medidas específicas de prevención contra el odio, desprecio, hostigamiento, la discriminación, xenofobia y violencia moral o física entre las personas pueden y deben desarrollarse a través de todos los medios, incluido el internet.

En el mundo estos temas no dejan de crecer, donde vemos también el comercio electrónico, el trabajo a distancia, la relación de la información que tenemos en las redes y las libertades públicas. Casualmente esta semana en este sentido USA adoptó la decisión de revisar las redes sociales de quienes soliciten en sus embajadas las visas, lo que es una práctica que admiten que realizan también muchas empresas antes de contratar.

Por eso, en conclusión recuerda que por muy nuevo que nos parezca el espacio virtual ha sido entendido como una faceta más de la vida humana y en ella, en todo lo que sea aplicable, rigen las mismas leyes que en el plano físico y se trabaja en la intención de poder llenar esas lagunas que favorecen la antigua opacidad que permitía que desde lo virtual sintiéramos que estábamos en una zona donde nadie miraba o regulaba lo que hacíamos.

¿Prefieres escuchar la versión radial?

https://www.ivoox.com/derecho-al-derecho-internet-como-usarlo-y-audios-mp3_rf_36809370_1.html?autoplay=true