Derechos, sencius, Venezuela

El Internet: cómo usarlo y protegerte

Buenos días estimados usuarios de la radio del Sur,

Hoy vamos a hablar de las dificultades jurídicas que han traído los nuevos medios de comunicación. Desde un punto de vista informático, Internet es una red de redes y nosotros hacemos uso principalmente del World Wide Web, conocido también como Web, que es un conjunto de servidores de información multimedia conectados y accesibles sobre esta red de redes. El acceso a Internet es sin duda una nueva realidad y en ella, se generan nuevos conceptos como la ciudadanía digital que surge de la capacidad de tener presencia y participación activa en nuevos espacios de encuentro, donde se  manifiesta la libertad personal cuando puedo expresar y compartir sus opiniones.

Si esta es la posibilidad más importante al ver qué puede hacer el individuo también hay una nueva faceta de los gobiernos que se transforman en Administración electrónica apoyada en las ideas del e-government, democracia electrónica o, open government. Mientras que todos los sevicios públicos y privados, tienen una nueva dimensión para su prestación al poder desafiar la distancia y el tiempo que, antes de internet eran requeridos.

Ahora, desde el punto de vista de los derechos aunque ya encontramos documentos como la Resolución del 1 de julio del 2016, del Consejo de Derechos Humanos de la ONU que declara que los derechos humanos deben ser protegidos en el ámbito digital, y promovidos en la misma medida y con el mismo compromiso que los derechos humanos en el mundo físico. Hay un punto previo, acceder a internet no es una situación que, en permanencia o a bajo costo, esté disponible en muchos países. Sobre esto iba la declaratoria de la Asamblea General de la ONU en 2011 según la cual el Internet es un derecho humano por ser una herramienta que favorece el crecimiento y el progreso de la sociedad en su conjunto.

Con esto en mente, debemos considerar que no estamos en una res nullius, es decir, en una tierra de nadie donde las personas hacen lo que quieren y son irresponsables sino en una nueva dimensión de la realidad donde las normas de comportamiento, en medida de lo posible, se mantienen, prohibiendo, por ejemplo, la difamación, las amenazas o la injuria.

El tema del internet, no es todavía un derecho consagrado en un tratado pero sí una afirmación que desde las declaraciones se prepara para formar parte de nuevos instrumentos internacionales y que ya ha llegado a algunas Constituciones como la de Grecia en 2001 y como un desglose de otros derechos, como lo ha dicho el Consejo Constitucional francés que lo considera parte de la libertad de comunicación y expresión.

Por todo ello, este es un derecho sobre el que debemos debatir porque forma parte de las cláusulas nuevas que deben integrar la futura Constitución venezolana que suponemos querrá mantenerse en la vanguardia jurídica, como lo hizo la de 1999.

¿Cuáles son las facetas que debemos mirar para discutirlo? Debemos hacer un esfuerzo por mirarlo integralmente, desde sus visiones positivas así como las amenazas, y oportunidades, que han surgido para nuestros derechos y libertades en Internet.

Uno fundamental es pensar quién asumiría los costos de reconocerlo como derecho porque eso nos llevaría, en toda lógica, a tener que tener una infraestuctura que permita que todos, en todo lugar y momento, tengan acceso a internet. Sin más limitaciones que las que la ley imponga. Las cuales también deberían evaluarse en temas tan complicados como el acceso a internet de las personas privadas de libertad.

Ahora si hablar del derecho humano al internet en cierto modo es hablar del futuro en el presente ya existen importantes entramados jurídicos que rigen lo que uno hace en línea. En especial, las protecciones que tienen los niños, niñas y adolescentes en el acceso a internet. Estas regulaciones existen porque según las estimaciones de la UNICEF 1 de cada 3 usuarios del internet aun no es mayor de edad y se estima que estos sufren grandes riesgos por  el uso indebido de su información privada, el acceso a contenidos perjudiciales y el acoso cibernético.

Si te interesa este tema no dudes en buscar la LEY PARA LA PROTECCIÓN DE NIÑOS, NIÑAS Y ADOLESCENTES EN SALAS DE USO DE INTERNET, VIDEO JUEGOS Y OTROS MULTIMEDIAS que establece que los padres, las madres, representantes o responsables tienen el deber y el derecho de orientar a los niños, niñas y adolescentes en el ejercicio progresivo de su derecho a una información adecuada con su desarrollo evolutivo e integral, especialmente a través del cumplimiento de las regulaciones, así como que en esto deben participar igualmente las empresas privadas, los centros educativos y el Estado.

En el artículo 27 de la  LEY DE RESPONSABILIDAD SOCIAL EN RADIO, TELEVISIÓN Y MEDIOS ELECTRÓNICOS se prohíbe expresamente usar el internet para fines contrarios a los que el derecho protege, como llamar al odio, a la comisión de actos contra el orden público u homicidios.

Un tema relacionado está previsto en la Ley contra el Odio, por la Convivencia Pacífica y la Tolerancia en la que señala que las medidas específicas de prevención contra el odio, desprecio, hostigamiento, la discriminación, xenofobia y violencia moral o física entre las personas pueden y deben desarrollarse a través de todos los medios, incluido el internet.

En el mundo estos temas no dejan de crecer, donde vemos también el comercio electrónico, el trabajo a distancia, la relación de la información que tenemos en las redes y las libertades públicas. Casualmente esta semana en este sentido USA adoptó la decisión de revisar las redes sociales de quienes soliciten en sus embajadas las visas, lo que es una práctica que admiten que realizan también muchas empresas antes de contratar.

Por eso, en conclusión recuerda que por muy nuevo que nos parezca el espacio virtual ha sido entendido como una faceta más de la vida humana y en ella, en todo lo que sea aplicable, rigen las mismas leyes que en el plano físico y se trabaja en la intención de poder llenar esas lagunas que favorecen la antigua opacidad que permitía que desde lo virtual sintiéramos que estábamos en una zona donde nadie miraba o regulaba lo que hacíamos.

¿Prefieres escuchar la versión radial?

https://www.ivoox.com/derecho-al-derecho-internet-como-usarlo-y-audios-mp3_rf_36809370_1.html?autoplay=true

Anuncios
Abogacía, Derechos, Diversidad, sencius, Venezuela

El Derecho al Derecho: Derechos y obligaciones del padre

Padre, papá o papito o papi, como tú quieras llamarlo. En esta edición de “El Derecho Al derecho” vamos a hablar de ese sujeto jurídico. En el Derecho, el término paternidad se refiere a la relación legal entre un padre y sus hijos biológicos o adoptados. Como categoría, al referirnos a ella vemos los derechos y obligaciones del padre y del hijo, uno respecto al otro, y también en relación con otras personas.

Si estás a punto de convertirte en padre, busca en internet la Ley para Protección de las Familias, la Maternidad y la Paternidad para que arranque la vida de tu hijo y tú puedas disfrutarlo porque en esta nueva legislación conseguirás la licencia de paternidad por la que te corresponden, catorce días continuos, contados a partir del nacimiento de su hijo o hija, a los fines de que asumas en condiciones de igualdad con la madre el acontecimiento. Así como la inamovilidad laboral que tendrás el año después del nacimiento de tu hijo o hija. Al igual que te explicará al detalle como es el procedimiento de elaboración de actas de nacimiento y del reconocimiento voluntario de tus pequeños.

Ahora, vamos a recordar que la paternidad es un vínculo de familia y esta es una categoría protegida en la Constitución, consagrada en el artículo 75 donde se establece que las relaciones familiares se basan en la igualdad de derechos y deberes, la solidaridad, la  comprensión mutua y el respeto recíproco entre sus integrantes. Seguidamente, específicamente e independientemente del estado civil del padre o de la madre, la paternidad se encuentra constitucionalmente protegida. De allí la eliminación de todas esas odiosas discriminaciones que existían en el pasado entre hijos legítimos e hijos naturales.

Si, hoy hablamos de paternidad y no de maternidad. Son dos cosas distintas aunque generalmente sigamos empleando la expresión de “padres y representantes de un niño”. Así las cosas estamos hablando de lo que los abogados llaman “filiación” y es el vínculo que tiene una persona con su descendencia, ya sea procreada naturalmente o adoptada.

Jurídicamente, un hombre se convierte en padre de dos maneras: primero por el reconocimiento voluntario que hace sobre el hijo o la hija, ante las autoridades competentes. Segundo a través de una sentencia en la que un tribunal declaró la paternidad anteriormente no conocida, o bien cambia una paternidad que ya estaba  determinada en favor de alguien.

Una vez que alguien se convierte jurídicamente en padre, salvo que proceda una impugnación mediante la cual se compruebe la falsedad de esta, esta situación es irreversible e irrenunciable. Genera derechos patrimoniales de los hijos e hijas así como deberes del padre hacía con ellos, en especial, en lo que se refiere al cuidado y manutención.

Las reglas generales que rigen la paternidad están consagradas en el Código Civil, sin embargo, desde la entrada en vigencia de la Ley Orgánica para la Protección del Niño, Niña y Adolescente (LOPNA) y del principio del interés superior del niño, niña y adolescente que contiene, se reafirma la paternidad como una institución en favor de la prole y no de los padres.

Su principal función es proteger a los pequeños y garantizar su desarrollo y formación integral; procurar el derecho del hijo a relacionarse con abuelos, parientes o personas con las que tenga un vínculo afectivo; así como administrar, si fuere el caso, los bienes de su hijo y asumir la responsabilidad civil frente a los daños que puedan producir los hijos bajo su custodia, tutela y patria potestad.

Así, la Ley Orgánica para la Protección del Niño, Niña y Adolescente, nos dice que “el padre y la madre tienen deberes, responsabilidades y derechos compartidos, iguales e irrenunciables de criar, formar, educar, custodiar, vigilar, mantener y, asistir material, moral y afectivamente a sus hijos e hijas.”  Y que estas deber ser asumidas, en igualdad de condiciones.

Fundamentalmente aquí debemos considerar que los niños y niñas, tienen derecho a conocer a su padre y madre, así como a ser cuidados por ellos. Por lo cual, es contrario al derecho esconder intencionalmente una paternidad así como impedir que el padre cuide sus hijos. Esto lo reafirma el artículo 27 de la Ley Orgánica para la Protección del Niño, Niña y Adolescente que establece para los pequeños el Derecho a mantener relaciones personales y contacto directo con el padre y la madre. Pudiendo también participar de decisiones fundamentales como cuál será la educación religiosa de sus hijos, determinar lo relativo al tránsito del niño o niña en el territorio nacional o en el extranjero.

Ahora bien, en materia de obligaciones vemos el deber de procurar la salud de los niños, dándoles los tratamientos que ameriten para sanar o prevenir enfermedades,  así como a acompañarles  cuando estén hospitalizados. Así veremos que en ese tránsito de la infancia a la mayoridad, los padres y madres, tienen iguales derechos y deberes sobre cada uno de sus hijos e  hijas. Lo que exige de estos el deber de un trato decoroso, tranquilo, que entienda el vínculo irrenunciable que les une.

En este sentido es importante considerar que legalmente el vínculo que une a un padre con sus hijos es independiente a aquél que establezca con la madre. Para la Ley Orgánica para la Protección del Niño, Niña y Adolescente, la Patria Potestad, cuando los padres están casados o tienen una unión estable de hecho, se ejerce de manera conjunta, fundamentalmente en interés y beneficio de los hijos e hijas.

Y cuando esto no sea así, vamos a ver cómo la Patria Potestad se separa en sus elementos que son la Custodia, al Régimen de Convivencia Familiar y a la Obligación de Manutención. Debiendo en principio los progenitores acordarla de mutuo acuerdo, en su defecto, con apoyo de las autoridades públicas.

Cada uno de estos conceptos puedes y debes consultarlos en la Ley Orgánica para la Protección del Niño, Niña y Adolescente si te encuentras en un debate con el padre o con la madre de tus hijos en relación a cómo organizarse para atender a sus hijos. Puede que estés viviendo una situación donde te resulte difícil ponerte de acuerdo con tu ex pero recuerda que este vínculo es un derecho del niño de la niña y el incumplimiento es penalizado con la Privación de la Patria Potestad de conformidad con el artículo 352.

SI prefieres escucharlo aquí puedes encontrar la versión radial que se hizo para la Radio del Sur.

¿Papá conoces tus derechos y deberes como figura jurídica? En esta emisión de la columna El Derecho al Derecho la abogada venezolana Ana Cristina Bracho (Tw: @anicrisbracho) te cuenta cuáles son las garantías constitucionales y legales que tienes en el proceso de crianza de tus hijos e hijas.

https://www.ivoox.com/derechos-obligaciones-padres-venezuela-audios-mp3_rf_35984813_1.html

Abogacía, america latina, Conferencias, Eventos, Sanciones, Venezuela

Escuela Nacional de la Magistratura: Congreso Justicia y Constitución

La Escuela Nacional de la Magistratura desarrolló del 15 al 17 de mayo, el Congreso Justicia y Constitución, para ampliar entre la comunidad jurídica los conocimientos en los aspectos más trascendentales de la Carta Magna venezolana y los aspectos de la justicia como fin del Estado de Derecho.

En ese marco, me invitaron a participar con una exposición sobre “Lawfare o Guerra Jurídica” tema del que se habla en el país principalmente desde una óptica política o periodística y entendiendolo como un fenómeno distinto a lo que ocurre en Venezuela.

En archivo adjunto a esta publicación cuelgo la ponencia que publico a los fines de preservarla del olvido al que nos condena la mengua editorial que se sufre en el país.

Si prefieres puedes escuchar la conferencia en el link que se inserta

https://www.ivoox.com/conferencia-lawfare-o-guerra-juridica-audios-mp3_rf_36024293_1.html

Derechos, Mujeres, sencius, Venezuela

Derechos de la madre trabajadora

Bienvenidos a una nueva edición del Derecho al Derecho. Para esta semana hemos decidido tratar un tema fascinante. El mundo de los derechos de la mujer trabajadora. Este asunto puede ser visto desde muchas perspectivas porque es realmente el acceso al trabajo y la administración de los bienes propios una de las principales claves de la igualdad material entre hombres y mujeres. Por eso, el campo del acceso al trabajo fue un tema fundamental en el siglo XX.

Para entender los temas vamos a partir por recordar que nuestra Constitución establece la plena igualdad entre hombres y mujeres en general y en especifico el artículo 88 señala que “el Estado garantizará la igualdad y la equidad de hombres y mujeres en ejercicio del derecho al trabajo” esto al tiempo que considera que “toda persona tiene derecho al trabajo y el deber de trabajar”, obligando al Estado a fomentar el empleo, a crear condiciones que permitan que el trabajo proporcione una existencia digna y decorosa, se protegido por el Estado que garantiza todo un marco de seguridad social.

En la Constitución de 1999 la mujer trabajadora obtuvo contundentes clausulas que le confieren derechos y sus formas de trabajo se visibilizaron. Para eso, el artículo 88 ordena que se reconozca el trabajo domestico y que este sea suficiente argumento para que quienes lo desempeñen puedan tener acceso a la seguridad social, lo que antes se reservaba para los asalariados. En general, en Venezuela para entender cuáles son las normas que rigen el trabajo nos toca arrancar de la Constitución, tomar la  Ley Orgánica del Trabajo, los. Trabajadores y las Trabajadoras así como las leyes especiales y reglamentos. Todos los puedes conseguir en línea.

Ahora, en especifico los derechos de las mujeres trabajadoras son las normas jurídicas enfocadas a la protección de su salud, educación, dignidad y desarrollo, así como la protección de la maternidad en relación con la mujer misma y el producto del mismo.

Con esto en cuenta nosotros vamos a intentar dividir este espacio en tres grandes bloques: en tiempos normales, cuando estás embarazada o eres madre de niños pequeños y finalmente, qué derechos tienen las mujeres víctimas de violencia de género.

Tiempos normales: en principio, todas las personas deben beneficiar de una situación laboral decorosa. En el ámbito laboral, a las mujeres debe garantizárseles que no serán discriminadas, por ende deben gozar de igualdad de oportunidades, IGUALDAD DE TRATO e igualdad salarial. Esto lo consigues en la LOTTT en los artículos 20 y 21.

En relación al embarazo: cuando buscas un empleo está prohibido que te exijan presentar exámenes que demuestren que no estás embarazada al igual que tienes un marco especial de protección de tu trabajo que inicia en el mismo momento de la concepción. Esto se llama inamovilidad y dura el inicio del embarazo y hasta dos años después del parto. En casos de estas prácticas debes dirigirte a la Inspectoría del Trabajo.

Sin embargo la protección del embarazo no se agota a esto tienes igualmente derecho a no realizar tareas o actividades que puedan poner en peligro tu vida o la de tu hijo, a que te trasladen si estas expuesta a riesgos así como a un sistema especial de descanso que conocemos como el pre y el post parto que consisten en un descanso durante seis semanas antes del parto y veinte semanas después.

Esto es un resumen de lo que establece la Ley Orgánica del Trabajo pero tu protección en relación al embarazo no se agota a esto. Existen dos leyes que debes leer: la Ley Para Protección De Las Familias, La Maternidad y La Paternidad así como la Ley de Promoción y Protección de la Lactancia Materna.

En ellas buscaremos principalmente la protección que recibes una vez que ha nacido tu bebe. Primero tienes este post parto y luego tienes el derecho a amamantar para lo que requieres un tiempo que te da la ley.  Cada madre tiene derecho a dos descansos diarios de media hora cada uno, para amamantar en el Centro de Educación Inicial o sala de lactancia dentro de su trabajo si este no existe el permiso es de una hora y media cada uno.

Durante estos primeros años, tienes derecho a que en tu trabajo exista centro de educación inicial. Si este no existe en tu trabajo deben aportar el pago de la matrícula y mensualidades en un centro de educación inicial y este monto no pueden deducirlo de tu salario.

Con relación a la lactancia, la ley ha sido complementada por Resoluciones del Ministerio y una decisión de la Sala Constitucional, en resumen, todos los niños y niñas tienen derecho a ser amamantados hasta los dos años de edad lo que genera la obligación de los patronos de adecuar los centros de trabajo para permitir que esto sea posible. La licencia, no es de obligatoria solicitud por parte de la madre lactante, ello en virtud de que puede que ésta no pretenda amamantar o no pueda por sus condiciones hacerlo, y por ende no es una licencia obligatoria y necesaria por parte de la madre si quiere disfrutar de ella debe presentar mensualmente un certificado de consulta de control de salud del hijo o hija, expedido por un centro de salud, en el cual se deje constancia de la asistencia oportuna a la consulta, del amamantamiento.

Un último punto queremos incluir en el día de hoy porque también existe una protección especial de las mujeres cuando son víctimas de violencia y este lo consigues en esa ley, la Ley sobre el Derecho de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia que señala que en caso que estés enfrentando esta situación.

Primero, si estás en el marco de un juicio tienes derecho a la reducción o a la reordenación de tu tiempo de trabajo, a ser movilizada geográficamente o al cambio de tu centro de trabajo. El juez puede otorgarte una suspensión temporal si así es necesario. Igualmente como una medida de protección puedes pedirle al juez  o a la jueza que prohíba que la persona que te agrede se acerque a tu centro de trabajo.

Puede que la situación de violencia esté ocurriendo en tu trabajo. En la ley existen dos supuestos que son compatibles. Por ejemplo, si estas siendo discriminada y se te está negando el acceso o el ascenso en tu trabajo, te están exigiendo requisitos sobre tu estado civil, edad o apariencia física o exámenes de embarazo estás siendo víctima de violencia laboral. Al igual que existen casos de acoso cuando sobre la base de ser tu jefe pretenden que consientas actos sexuales que no deseas.

Son entonces un catalogo importante de derechos los que en Venezuela amparan a las mujeres trabajadoras pero estos solo existen cuando los ejercemos. Recuerda que en casos de dudas sobre estos temas puedes dirigirte a la Inspectoría del Trabajo y a las oficinas del Ministerio del Poder Popular para la Mujer así como a la importante red de movimientos de mujeres que existen en Venezuela, búscalos en línea te ayudaran a empoderarte.

Si prefieres escucharlo aquí puedes encontrar la versión radial que se hizo para la Radio del Sur.

La abogada Ana Cristina Bracho en esta emisión aborda el acceso laboral de las mujeres desde los postulados de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela. 

https://www.ivoox.com/conoce-derechos-laborales-mujeres-en-audios-mp3_rf_35650802_1.html

aguante, Estados Unidos, Sanciones, Venezuela

Mantener la calma para ganar la paz.

Es difícil en un país acosado hablar de paz. Según parece en Venezuela, el tiempo anda acelerado y la realidad se picó en dos. Una cosa pasa dentro del país donde la oposición y el gobierno están  reunidos, y, otra fuera del país donde se alimenta la retórica de la fractura, alimentada por Washington, del Estado venezolano.

Así de cinco poderes, dos de los cuales nacieron por idénticos procedimientos electorales y tres derivan del nombramiento de cuerpos deliberantes, nosotros tenemos ahora repetidas dos barajitas: el Poder Judicial y el Poder Ejecutivo. Este último naciendo de una estrategia tan burda que difícilmente podemos seguir creyendo en el Derecho Internacional.

La repetición del Ejecutivo y la conformación de un gobierno paralelo no es una formula inédita, no existe quizás en el tiempo reciente mejor ejemplo que el caso de Libia y esto sólo puede dejarnos un escalofrío porque esto ocurrió poco antes de la invasión que asesinó a Gadafi y sumió al país en una crisis tan profunda que hoy es jurídicamente difícil decir que existe el estado libio.

Uno de los temas más importantes en este contexto es el del dinero. Como a Venezuela a Libia le retuvieron su dinero en el extranjero, dijeron que provenía de la corrupción y que era el sustento personal de Gadafi cuando no era necesario ser un experto para ver que eran las reservas internacionales del país. Una vez que terminase esa crisis, prometieron, el dinero regresaría a Libia para reconstruir la democracia, lo que jamás ocurrió por lo que sólo podemos pensar que el dinero fue hurtado o que sirvió para financiar las estructuras paralelas que llevaron a la destrucción del país norafricano.

De ser así, el escenario que se plantea nosotros tendríamos en nuestro futuro inmediato un esquema en el que el dinero nacional se emplearía en reproducir las guarimbas de 2017 con un financiamiento mucho mayor al que en sus ediciones previas recibieron.

Sin embargo, la realidad podemos verla desde varios ángulos. Si pensamos como avanza el plan de destruirnos veríamos todas estas coincidencias, también el juicio ante la Corte Penal Internacional como una forma latente que asegure que si esta vía no funciona existan otras simulaciones jurídicas que ayuden a tomar el control del país. Por el contrario, si queremos ver cómo resiste el país y como la vocación de paz se impone podremos ver sujetos de distinta ideología defender que la guerra no es la vía o lo que ocurre en las ciudades de Venezuela.

Mientras pensaba en esto oía a los niños andar a la escuela. Quizás esa es la idea central para seguir desenmarañando escenarios en la búsqueda de una alternativa de paz. Esos niños ignoran todas estas cosas de las que les hablo y creo que es nuestra obligación que ellos tengan el derecho de no tener que averiguarlo.

Hay una mentira que suele consumirnos. El derecho internacional no es lo que nosotros queremos que sea. No es cierto que exista una comunidad internacional guiada por ideas nobles que combaten la violencia y la pobreza. Incluso voceros de las Naciones Unidas lo han reconocido, su función no es realmente evitar la guerra sino servir de centro de dialogo entre quienes pueden decidir entre la guerra y la paz para así poner un espacio diplomático previo, de darle la posibilidad a los Estados débiles de al menos dejar constancia que ellos no estaban de acuerdo.

Puede entonces que el escenario sea así de dramático que estemos sometidos a las ideas extranjeras de tomar control sobre el sur de América. Si así fuera, esto sería lo que suele darse en la historia al menos desde que fueron creados los Estados Unidos y ocurriría para sacar –o al menos intentarlo- a Rusia y a China de espacios que ellos en la construcción de la segunda gran posguerra declararon zonas exclusivas.

Las voces reunidas en este punto, aquellas que hablaron a favor y en contra en el Consejo de Seguridad nos deben mostrar el mundo actual pero también con asteriscos. Ver a países latinoamericanos reconocer una simulación o llamar a intervenir en Venezuela nos resulta devastador pero podemos recordar que estos países están siendo objeto de una profunda neocolonización de la cual, nosotros de nuevo salimos primero.

¿Qué hubiese dicho Lima consultada sobre la validez del Cabildo de Caracas? ¿La Nueva Granada? En ese sentido, existen también otras perspectivas que nos recuerdan cuál batalla estamos teniendo, cómo son tiempos de Independencia o nada, con todos sus dolores y contradicciones. Con la necesidad de entender que las guerras no son ahora un desembarco de las tropas de Domingo de Monteverde sino esta operación psicológica de gran escala donde le han puesto a nuestro país un brazalete de amenazas que quiere convencernos que estamos ante un inminente fin de la historia.

Por eso, en esta hora tan tensa, nuestra primera batalla es ganar nuestra más intima y personal paz. Buscar la manera de ver los escenarios desarrollarse pero sin rendirnos, recordando que somos un país que nació y se ha mantenido en combate y porqué hemos rechazado la construcción de un mundo unipolar.

Existen en la historia muchos ejemplos de fatales aventuras norteamericanas que no lograron sus objetivos, como Vietnam o lo que ha pasado en Siria. Existen en el presente presiones pero también algunos anillos de seguridad que se han venido tomando y estos no son tan sólo las maquinarias militares.

¿Para qué existe el petro y su plataforma patria? Porque el mundo financiero es ya el primer frente donde estamos batallando. Lo que hasta ahora han sido sanciones y secuestros de capital ahora se transforma en los recursos que financiaran la contra  y es fácil de predecir que, dependiendo toda la banca mundial de Inglaterra y Estados Unidos, vengan acciones duras de saboteo y bloqueo de los bancos, como han hecho en contra de Irán y entonces, todo el mundo de las criptomonedas y del monedero patria se develará como una estrategia de defensa que hasta ahora nos hacía dudar si era otra moneda o una forma de dictar bonos de la deuda pública.

Si llegamos aquí es por dos cosas. La primera por el empeño que tienen sectores de los Estados Unidos de erradicar cualquier alternativa a su decadente imperio pero la segunda, para mí fundamental, es que hemos sabido resistir y mantener nuestra integridad. La cual creo en este contexto es la primera garantía de permanecer en paz.

inocular
ABC de política, aguante, Venezuela

¿Se puede inocular la corrupción?

El gran orgullo de la familia de mi tía política es que su padre fue un esmerado historiador. Un hombre español que llegó en los tiempos de la guerra y contaba la hazaña de haber vivido años sin quitarse su único par de medias, al tiempo que había descubierto el arte de agradecerle a Dios las patatas y cualquier bicho, que, llegara a casa para ser transformado en la comida de la semana. Ese hombre, al que conocí al ocaso desu vida guardaba además de sus anécdotas unos documentos raros y antiguos, de los que sólo muy pocos de nosotros hemos oído hablar: las transcripciones del juicio que, por corrupción, le hizo la Corona Española al Caballero de la Reina, el conquistador del Lago de Maracaibo, Alonso de Ojeda.

Si soplamos en la memoria, el nombre de Alonsode Ojeda nos suena. Lo repetimos en coro en nuestras aulas de escuela, justo antes de entrar superficialmente a pensar si Venezuela significa pequeña o feaVenecia. Si lo buscamos en internet, conseguiremos la historia de su amor por Isabel, la India Guaricha de Coquivacoa, la que le acompañó a la conquista y sobre la cual, las hojas rosas todavía destacan, su belleza y su lealtad a su marido. Si estamos en Maracaibo recordaremos aquella desierta plaza donde está una india dormida –o algo así-  que fue puesta en memoria del amor de Alonso e Isabel.

Por eso, les apuesto que no les viene mucho a la mente aquella idea de un caso escandaloso de corrupción que terminó en juicio en España y lo condenó al olvido, pese a sus enormes proezas de marino y lo que sus aventuras le regalaron a la Corona.

La razón para empezar por aquí es que quizás fue un español el primer corrupto que pisó Venezuela y no era su sangre, mulata y mestiza, como es la nuestra. La corrupción no es un fenómeno nuevo ni exclusivo de estos tiempos. Tampoco era propiedad única de un español que a su muerte pidió que en su lápida escribieran que era un desgraciado o la pusieran donde cualquier pudiera pisarla.

Toda la historia occidental tiene su nacimiento en Roma, y, Roma encontró su fin en la corrupción. Por ende, no hemos innovado mucho. También hay seres corrompidos en la Biblia y es esto, un problema sobre el que muchos tienen dobles morales o posiciones relativas.

Ahora, desde hace unos años, la corrupción tiene una dimensión más importante porque de ser un acto de mala o deshonesta administración ha llegado a ser considerada como un problema para los Derechos Humanos cuya garantía requiere de administraciones probas y de cuantiosos recursos.

Aguilar Gutiérrez,una escritora mexicana, sostiene que tan sólo en los conceptos relacionados con corrupción su país pierde anualmente aproximadamente el 9% de su presupuesto y esto, es una manera de entrar con mal pie a intentar construir o mantener una sociedad justa; y, siendo como es la corrupción un problema tan viejo podemos darnos cuenta que existen infinitas páginas de leyes, tratados e informes destinadas a tratar el tema.

No faltan en ellos, por ejemplo, las larguísimas disertaciones que contemplan si la corrupción es un fenómeno que puede controlarse por medio del derecho o su génesis ética lo impide. Si es suficiente un enfoque nacional puesto que el sistema financiero favorece las tramas en las que se involucran varios países, en especial, las lejanas islas que son paraísos fiscales.

Tomando todo esto como cierto, la corrupción es un asunto bastante conveniente para mantener una visión del mundo que separa a los humanos en buenos o malos. En un esquema muy similar a las construcciones que, pese a la Independencia, quedaron establecidas en el orden colonial.

Desde este ángulo, no podemos sorprendernossi las ONG y las agencias onusinas suelen presentar listas donde ordenan los países en función de los índices de corrupción que ellos han determinado y los resultados son que los países que fueron colonos son impolutos frente a un abismo africano y latinoamericano donde, como si se tratase de una epidemia tropical, todos los gobiernos son corruptos.

Al ver este mapa, nos es fácil olvidar que Europa está sumergida en enormes escándalos, probablemente con Italia y España a la cabeza, mereciendo quizás que recordemos las causas que llevaron al fin del gobierno de Rajoy y que hoy, está preso el ex Presidente Sarkozy, quien enfrenta una complicada situación derivada del financiamiento –hipotéticamente libio- de su campaña presidencial.

Ahora, nosotros, los venezolanos que nacimos en el siglo XX o en el siglo XXI fácilmente podemos ubicar el vocablo corrupción como la palabra que más hemos escuchado en la televisión o leído en la prensa. Eso ha sido un asunto que ha estado siempre presente como la tara de todos los grupos políticos que han intentado enrumbar el país hacia mejores puertos.

Siempre hemos visto la corrupción como un fantasma que recibe dinero o se acomoda usando los bienes del Estado pero con la idea que nadie está del otro lado de la operación; que esto es un asunto del otro y a veces nos enfrentamos a la bipolaridad del pensamiento popular sobre el tema, que como ya lo comentaba Cabrujas, pasa sin sonrojarse de quejarse que el otro es un corrupto a señalar que si alguien tuvo o tiene un cargo y no lo aprovecha, es porque sin que nadie pueda dudarlo estamos frente a un auténtico pendejo.

En el presente, nosotros tenemos que tener mucho cuidado en esto porque debemos avanzar y asegurarnos que logremos los propósitos que quedaron fijados por el Comandante Chávez en la nueva ética socialista de la cual ya hoy casi nadie habla.

Sin embargo, también tenemos que mirar como son las operaciones anticorrupción  las nuevas banderas de los proyectos entreguistas en Latinoamérica. Si lo vemos así, podemos incluso dudar de toda esta historia de Odebrecht que supo realizar al mismo tiempo operaciones que transformaron las obras de infraestructura que necesitaba la región en la puerta de salida de los gobiernos progresistas.

Digámoslo de otro modo, parece que todo el asunto de esta empresa fue directamente abrir el hambre y llenar la boca de quienes sabían débiles para empezar a dinamitar los procesos que en América Latina se estaban desarrollando.

Luego, viene toda la operación de la persecución judicial de estos asuntos que tiene su punto máximo en Brasil conla Operación Lava Jato que con su ala judicial encarceló a Lula y en su faceta política, a través de las redes y del ruido, condenó al petismo.

Ahora vienen los grandes descubrimientos, un poco en simultáneo, de grandes casos de corrupción que se produjeron enVenezuela durante el período Chávez-Maduro. A nivel de las matrices mediáticas que se han generado en redes y medios, podemos ver algunas que señalan que este sería el comienzo de una operación anticorrupción en Venezuela con características parecidas al Lava Jato brasileño. Sin embargo, confiando que esta tarea no se llevaría en Venezuela sino ante juzgados extranjeros, en especial, la justicia estadounidense.

Otros se atreven a señalar que estos hechos ameritan una revisión histórica incluso de la figura del Comandante Chávez y finalmente, vemos otros que lo usan para trazar líneas que intentan hacer entrar la decepción en el alma de un pueblo que estoicamente aguanta una situación de crisis sin precedentes en la era bolivariana.

Es importante detenernos en este punto porque genera las condiciones deseadas para algunos. Una identificación de todo lo bolivariano con lo corrompido e incluso más allá, de todo lo venezolano como inútil,grotesco y terrible.

Este propósito debemos tomarlo en relación a la advertencia que lanzaba, desde su canallada, Julio Borges en marzo de 2017 donde señalaba que Venezuela era una “enfermedad contagiosa” para la región.

De modo que nosotros tenemos la necesidad decentrarnos en castigar ejemplarmente a quienes han incurrido en esas prácticas pero también de entender el interés político de infiltrar sujetos que se corrompen y hacerlos estallar en el momento más conveniente para los intereses enemigos. Práctica que además han realizado los gobiernos estadounidenses en toda la historia de América Latina.

Hay otro factor importante con lo que viene ocurriendo con la corrupción y nos ubica en el presente. La precarización de la vida de la gente o la incapacidad de la empresa petrolera de mantener laproducción, son factores que están principalmente relacionados con las privaciones económicas causadas por las sanciones, que tienen dos grandes ejes: el dinero que nos han retenido y el dinero que ya no podemos generar.

Sin embargo, a la medida que salen estasenormes sumas de corrupción hay personas que piensan que el dinero que falta es tan sólo aquél que estos personajes se llevaron. Lo que en mi opinión se da porque nosotros, los humanos corrientes que habitamos este país, tenemos dificultades para saber cuánto cuesta un sistema de salud o cuánto es mucho o no tanto, en niveles macroeconómicos.  

Esto empeora por la falta de indicadores tradicionales y nuevos,  que no nos ayudan a ver cuál es el impacto de cada una de estas cosas que vienen ocurriendo. Por ejemplo, cuánto dinero deja de entrar en un día por los mercados a los que ya no podemos ir, o, cuanto es el aumento del precio de un objeto si tenemos que traerlo de Turquía porque ya no podemos comprarlo en Brasil, etc.

Allí finalmente, quiero que traigamos otra idea porque las sanciones son mecanismos que promueven la corrupción en los países a las cuales se destinan. Por una causa muy llana, el enemigo natural de la corrupción es la simplicidad, publicidad y la razonabilidad de los tiempos demandados para obtener un bien, satisfacer una necesidad o de manera más amplia, acceder a un derecho.

En la medida que las sanciones dificultan elacceso a los derechos, favorecen la desaparición de los bienes y el aprovechamiento de su escasez. Por ello, trabajos o áreas que jamás habían sido fructíferas para establecer tráfico de influencias o algunas otras prácticas como el cobro de coimas, se vuelven muy atractivas en una sociedad donde todas las cosas se hacen más complejas y por lo tanto, la gente tiene menos tiempo y más necesidades.

Este es sin duda un tema sumamente complicado y así como al derecho le cuesta dar una respuesta de un problema que para algunos está relacionado más con la ética que con cualquier régimen de heteronomia, este momento no podemos dejarlo tan sólo a los tribunales y a sus análisis.

Pienso que  debemos nosotros leerlo también en las claves de un país bajo acoso, haciendo uso y exigiendo la aplicación de nuestras instituciones así como advirtiendo que es un arma conveniente para quienes, desde su identificación con los intereses extranjeros, tienen desde el 2016 intentando hacer entrar a Venezuela por el mismo carril que llevó a Brasil a ser próximamente gobernado por Jair Bolsonaro.